Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El Gobierno podría aprobar mañana la 'tasa Google'

  • Actualidad

FAANG

El Consejo de Ministros aprobará, previsiblemente mañana, la conocida como 'tasa Google', un impuesto del 3% sobre la facturación en España de aquellas empresas digitales que facturen al año más de 750 millones de facturación a nivel global y 3 millones en nuestro país.

Junto con la "tasa Tobin" (impuesto a las transacciones financieras) uno de las medidas más polémicas, en lo que a materia de tributación se refiere, de la primera legislatura de Pedro Sánchez fue la "tasa Google" (impuesto digital). Ésta fue aprobada por el Consejo de Ministros a mitad del mes de enero, pero, la decisión del Congreso de los Diputados de “tumbar” los Presupuestos Generales del Estado, hace ahora un año, hizo que su aplicación quedase suspendida.

Trece meses después de la aprobación de la "tasa Google", y dos elecciones generales, el Consejo de Ministros aprobará previsiblemente mañana el polémico impuesto, junto a la 'tasa Tobin', los cuales se incorporaban en el acuerdo que alcanzaron PSOE y Unidas Podemos para formar un gobierno de coalición. Además, las dos formaciones políticas se han mostrado partidarias de aplicar esta tasa. Nadia Calviño, vicepresidenta tercera del gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, aseguró, la semana pasada, que la tasa Google es un impuesto "justo, adecuado y alinea el sistema fiscal a la realidad del Siglo XXI". 

A grandes rasgos, se impone un impuesto del 3% sobre la facturación en España de aquellas empresas digitales que facturen al año más de 750 millones a nivel global y 3 millones en España y que se dediquen a la “venta de espacio publicitario on line, actividades de intermediación en plataformas digitales o la venta de datos de sus usuarios”.

Tal y como publica El Mundo, la venta de bienes o servicios entre los usuarios en el marco de un servicio de intermediación en línea; y las ventas de bienes o servicios contratados en línea a través de la web del proveedor de esos bienes o servicios en la que el proveedor no actúa como intermediario serán acciones que estarán excluidas, al igual que la tasa a determinados servicios financieros. Además, las prestaciones digitales que sean realizadas entre entidades que formen parte de un grupo con una participación, directa o indirecta, del 100% quedarán también fuera del impuesto.

Según las estimaciones que se realizaron, con esta nueva tasa se lograría recaudar alrededor de 1.200 millones de euros al año, que se destinarían a políticas sociales.

Algunos expertos, y al igual que otras compañías de otros sectores como la banca, esta tasa podría llevar a las grandes tecnológicas a replantearse su inversión en España. Además, también se podría esperar que Donald Trump, presidente de Estados Unidos, tome represalias contra los productos españoles, aplicándoles un mayor gravamen. 

La "tasa Google" no es nueva. El Gobierno de Mariano Rajoy incluía la “intermediación, la publicidad y la venta de datos a empresas con un límite del 5% de su facturación”. Ahora la tasa estará basada en los ingresos que generan estas plataformas en nuestro país.