Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Éstas son las nuevas perspectivas de los empresarios para 2020

  • Actualidad

mercado coronavirus

KPMG y CEOE han actualizado su informe "La empresa española ante el Covid-19", dado que la situación ha cambiado a gran velocidad. La emergencia sanitaria se ha convertido en una crisis global sin precedentes y las empresas están sufriendo. Según la firma, la gestión de las personas y la tesorería son las áreas que se están viendo más afectadas.

 

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

La situación crítica provocada por el coronavirus cambia a gran velocidad, lo que ha exigido una revisión del estudio “La empresa española ante el Covid-19” desde su publicación el pasado 13 de marzo.

En su primera versión, los empresarios y directivos pensaban que 2020 sería un año de menor crecimiento, pero una mayoría confiaba en la 'resiliencia' de sus organizaciones. Entre sus prioridades para el año seguían figurando la mejora de procesos y la transformación digital. 

Ahora, según las opiniones recabadas entre el 23 y 25 de marzo, ha calado el pesimismo en una gran mayoría. El 70% de los empresarios prevé una caída de ventas de hasta un 50% cuando hace quince días solo el 29% preveía esa caída de su negocio, según las conclusiones de esta segunda parte, cuyo contenido está disponible en este enlace. Para hacer frente esta grave situación, el 28% de los encuestados ha recurrido a los expedientes de regulación de empleo temporal (ERTE), frente a tan sólo el 5% que había optado por esta alternativa hace dos semanas. De hecho, en sectores como la automoción, ocio y turismo, el porcentaje supera el 75%.

En este contexto, Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, ha asegurado que “transcurrida más de una semana desde que se declarara la cuarentena en toda España, la opinión de las empresas sobre su futuro se torna más pesimista. Un momento así requiere de dos decisiones clave a tomar por parte de todos, empezando por nosotros, los empresarios: la primera es la voluntad de resistir y mantener en la medida de lo posible, y siempre en condiciones de seguridad sanitaria, la actividad de las empresas. La segunda es unir fuerzas dentro del entramado empresarial para poner todos los recursos de los que podamos disponer para combatir hombro con hombro los efectos del COVID-19”.

Por su parte, Hilario Albarracín, presidente de KPMG en España, ha afirmado que “el impacto económico de la crisis sanitaria se ha agravado desde que se decretó el estado de alarma. Las empresas están anticipando una caída brusca de su facturación, así como de las inversiones que tenían previstas. En este contexto, es importante seguir impulsando medidas de apoyo a las empresas y a los trabajadores para reducir las consecuencias en el empleo de esta pandemia”.

Previsiones de empleo
En relación con las plantillas, y como consecuencia de este escenario de crisis e incertidumbre, la previsión no es muy buena ya que el 37% de los empresarios cree que la reducirá hasta en un 25%, frente al 27% que estaba en esta horquilla hace dos semanas. La nota positiva es que la mayoría, el 45%, asegura que mantendrá el actual nivel de empleo, solo dos puntos porcentuales menos que en el anterior informe.

Afecta a todo
La situación en la que tienen que desarrollar su actividad las empresas en este momento en España ha afectado a muchas áreas: por ejemplo la que sobresale en cuanto a impacto es la de gestión de personas, seguida de la situación de la tesorería, la estrategia comercial, la comunicación con los empleados o las cadenas de suministro, en este caso tanto con clientes como con proveedores.

Consecuencia directa de la caída de las ventas es la opinión que tienen los empresarios españoles sobre la marcha de la economía: el 87% la califica de regular, mala o muy mala, frente a tan solo el 67% que utilizaba esos mismos términos en la primera edición de este informe, hace dos semanas. A un año vista, la situación no mejora sustancialmente ya que el 72% cree que la economía española estará peor o mucho peor, dos puntos porcentuales más que en el anterior informe.

Una de las medidas a las que han recurrido de forma mayoritaria los empresarios para paliar las consecuencias de la crisis es al teletrabajo, en aquellos sectores en los que este sistema es factible, ya que así lo asegura el 96% de los encuestados, 32 puntos porcentuales más que en el anterior informe.

Caída de la inversión
En este escenario, y como era de esperar, el capítulo de la inversión es uno de los que sufrirá ya que el 32% de los empresarios asegura que lo reducirá hasta un 25%, frente al 18% de hace solo dos semanas, lo que da una idea de la velocidad a la que se están precipitando los acontecimientos relacionados con esta crisis sanitaria.

Una de las cosas positivas que arroja este informe es la relativa a la presencia internacional que, pese a todo y seguramente fruto de las enseñanzas aprendidas de la anterior crisis económica, se mantiene fuerte ya que el 50% de los empresarios asegura rotundo que la mantendrá igual, porcentaje que es 6 puntos porcentuales más alto que hace dos semanas, lo que demuestra la fortaleza de las empresas españolas en su apuesta por el exterior.