Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Europa reducirá su gasto tecnológico un 4,7% en 2020

  • Actualidad

Bajada

Las consecuencias económicas de la crisis sanitaria que ha provocado el Covid-19 se dejará sentir en el gasto tecnológico que se realice en Europa a lo largo del año. Según los datos de IDC, la reducción será del 4,7%, lo que dejará la cifra en 487.000 millones de dólares.

 

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

Como resulta lógico, la pandemia dejará huella en el gasto tecnológico, no solo a nivel mundial, sino también a escala europea. Según IDC, en el continente éste se elevará a 487.000 millones de dólares, lo que representa una caída del 4,7% que, sin duda, será relevante e impactará en la economía europea.

En su informe "How has COVID-19 Changed Industry ICT and Emerging Technology Investments in Europe?", que trata de perfilar cómo impactará la pandemia en las partidas dedicadas a TI, la firma subraya que hay grandes desafíos por delante a lo largo del año para las empresas, y especialmente para las de algunos sectores como el de Transportes y Servicios Personales y de Consumo, que llegarán a disminuir su gasto en tecnología por encima del 11% este año.

A nadie se le escapa que con las restricciones a la movilidad de los ciudadanos, las aerolíneas y otros servicios de transportes están condenados a las pérdidas, y lo mismo sucede con las empresas turísticas y de ocio, ya que tanto hoteles, restaurantes, bares y pubs han tenido que cerrar. En este punto, los analistas de IDC dicen que, aunque muchos países están permitiendo que algunas empresas reabran y se espera que la situación mejore levemente en los próximos meses, el repunte económico será muy lento para estos dos sectores.

Por otro lado, el sector público experimentará también una desaceleración de las inversiones, aunque menos significativa. Los gobiernos, las instituciones educativas y los proveedores de atención médica están utilizando la tecnología para abordar problemas como la monitorización del cumplimiento del distanciamiento social, la formación a distancia y las consultas de pacientes en remoto.

En todo caso, los expertos de IDC consideran que la tecnología ha demostrado su capacidad para adaptarse a la nueva situación y ayudar a las empresas en este escenario adverso. Es cierto que “el Covid-19 ha creado un entorno desafiante para inverter en innovación”, dice la firma, pero no menos cierto es que “las tecnologías emergentes son el camino para responder a la crisis, tanto las empresas como la sociedad”.