Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Consejos de Gartner para que los CIO prioricen correctamente los proyectos en la era post-Covid

  • Actualidad

Ahorro

La crisis está poniendo nueva presión sobre algo que los CIO ya conocen muy bien: la necesidad de 'hacer más con menos'. Volvemos a un momento en el que tocará tomar decisiones difíciles, con la máxima de optimizar para ayudar a sus empresas a reducir los costes asociados a TI y a la operación de sus negocios. Gartner les da recomendaciones que cómo moverse en estas aguas y evaluar correctamente la viabilidad, los beneficios y los costes de cada iniciativa tecnológica.

 

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

Optimizar costes no es solo reducirlos, sino que es necesario evaluar qué efecto tendrá cada decisión en la empresa, teniendo en cuenta parámetros como la viabilidad y el riesgo de los proyectos, sus beneficios, los requisitos de inversión y toda una serie de criterios que, si no se tienen en cuenta, pueden tener un impacto negativo para una organización.

Moverse con acierto en la era post-Covid significará ayudar a la empresa a salir antes de la crisis y, para llegar a este punto, Gartner ha identificado las seis áreas en las que tienen que centrarse a la hora de priorizar los proyectos.

La primera de ellas es analizar los potenciales beneficios financieros, estableciendo el nivel de impacto en los resultados de una iniciativa (en términos de bajo, medio o alto, y positivo o negativo.  Hay que preguntarse qué ahorros puede generar un proyecto a la empresa si se realiza y cómo impactará en su flujo de caja.

La segunda es el impacto comercial, determinando el impacto en sus empleados y en la operativa diaria. Se trata de evaluar cómo afectará a la productividad o al lanzamiento de nuevos productos.

Los tiempos son también importantes. En un periodo de crisis como la actual, deben preguntarse cuánto tiempo llevará conseguir ahorros de costes para las empresas si un proyecto va adelante o en qué momento se alcanzará un valor real.

Gartner también les aconseja evaluar dos tipos de riesgos: el organizacional y el técnico. Habría, por tanto, que considerar la habilidad de los equipos para cambiar y adaptarse a la nueva realidad, y articular los beneficios de la optimización de costes con los mínimos cambios en los procesos de la compañía, poniendo en evidencia su posible impacto en la compañía. Y, por otro lado, medir el impacto desde el punto de vista técnico, analizando cómo se integra la estrategia de optimización de costes en las operaciones y la arquitectura actual de la empresa, además de cómo podría repercutir un potencial retraso de la iniciativa en el suministro de servicios o la productividad.

Finalmente, está evaluar la inversión que se requiere, antes de iniciar cualquier proyecto para optimizar los costes, que debe ser apoyado y dotado de apoyo financiero por parte de la dirección. Para ello, debe documentar cómo va a mejorar el plan los procesos de negocio, la productividad, los tiempos de comercialización y el dinero necesario previo a que se obtengan ahorros.