TikTok demanda al Gobierno de Donald Trump

  • Actualidad

tiktok

En medio de los rumores sobre qué empresa podría hacerse con el control de TikTok, la compañía ha presentado una demanda contra el Gobierno de Estados Unidos al considerar que no hay ninguna prueba para que la orden ejecutiva firmada por Donald Trump se lleve a cabo. Si la app no pasa a manos de una empresa estadounidense, tendrá que dejar de operar en el país a mediados de septiembre.

Continúa la polémica alrededor de TikTok. La compañía, propiedad de ByteDance, ha presentado una demanda contra el Gobierno de Estados Unidos al considerar que no hay ninguna evidencia que justifique la orden ejecutiva firmada por el presidente Donald Trump para hacer que ésta pase a manos de una empresa estadounidense antes del 15 de septiembre si quiere seguir operando en Estados Unidos.

En un comunicado, TikTok recuerda que más de 100 millones de ciudadanos estadounidenses utilizan una aplicación que da trabajo a más de 1.500 personas en las diferentes sedes de Estados Unidos y que tiene una previsión de crear otros 10.000 puestos de trabajo en California, Tennessee, Texas, Florida, Nueva York, Michigan, Illinois y el Estado de Washington.

La orden ejecutiva “tiene el potencial de despojar a nuestra comunidad de sus derechos sin ninguna evidencia que justifique una acción tan extrema”, destaca TikTok. “Estamos en total desacuerdo con la posición” de la Administración Trump que asegura que TikTok “es una amenaza para la seguridad nacional”.

Para la empresa “éste es el momento de actuar” y acusa al Gobierno de Estados Unidos de ignorar “nuestros grandes esfuerzos para abordar sus inquietudes”. Esfuerzos que “llevamos a cabo plenamente y de buena Fe, incluso cuando no estábamos de acuerdo con las inquietudes en sí”.

TikTok recuerda que los altos directivos, entre los que se incluyen el director ejecutivo, el director de seguridad global y el asesor general “son todos estadounidenses, con sede en EE.UU. y, por lo tanto, no están sujetos a la legislación china”. Del mismo modo que todos los datos de los usuarios estadounidenses y el contenido que estos publican “operan de forma independiente a China” al estar almacenados en servidores ubicados en el país norteamericano y en Singapur.  

En opinión de la firma, la orden ejecutiva “viola las protecciones del debido proceso de la Quinta Enmienda”, y acusa a la Administración Trump de tomar decisiones “fuertemente politizadas”.

Aunque TikTok afirma que prefiere “el diálogo constructivo”, puntualiza que “con la orden ejecutiva amenazando con prohibir nuestras operaciones en Estados Unidos, eliminando la creación de 10.000 puestos de trabajo y perjudicando irreparablemente a los millones de estadounidenses que recurren a esta aplicación, no tenemos otra opción”.

El próximo 15 de septiembre expira el plazo dado por Donald Trump y ByteDance tendrá que dejar de operar en Estados Unidos si el negocio no ha pasado a manos estadounidenses. En la carrera por hacerse con el control de la compañía se encuentran empresas como Microsoft, Oracle o Twitter.