Solo el 14% de la población española utiliza Radar COVID

  • Actualidad

radar covid

Radar COVID, la aplicación de rastreo creada por el Gobierno para detectar posibles contagios por la COVID-19, no está calando entre los españoles. Así lo asegura Smartme Analytics, quien, en un informe destaca que desde el 15 de septiembre sólo está siendo utilizada por el 14,4% de la población española.

Recomendados: 

Impacto del COVID-19 en la Contratación Pública de TI Webinar

COVID-19, ¿cuánto y cómo ha influido en las estrategias de TI? Leer

Los españoles no se han instalado Radar COVID. Así lo asegura Smartme Analytics en un informe en el que desvela que su uso sólo creció un 6% entre el 15 de septiembre y el 15 de noviembre. En total, sólo está siendo utilizada por el 14,4% de la población española.

Por grupos de edad, son los más jóvenes, aquellos que tienen una edad comprendida entre los 18 y los 24 años, los que menos utilizan esta app. De hecho, sólo se la han instalado el 8,7%, frente al 19,6% de los españoles entre 45 y 54 años, los más concienciados, junto al segmento de entre 35 y 44 años, con el 19,3% y los mayores de 55 años, con el 14,9%.

Por sexos, las mujeres con un 15,5% son las que más utilizan la app, frente al 12,6 de los hombres.

Por Comunidades Autónomas, Aragón es la más activa, ya que el 22,9% de sus ciudadanos utilizan Radar COVID. Canarias iguala este porcentaje con con una subida del 7,8% respecto a septiembre. Le sigue Castilla y León, con el 19,3%, Andalucía, con un 16,7%.

En el lado opuesto aparecen Cataluña, con un 8,1% y País Vasco, con 10,3%, y Madrid con 12,8% de usuarios dentro de sus respectivos ámbitos geográficos.  En el resto de Comunidades Autónomas las cifras están siempre por encima del 10%.  En Galicia la utilizan el 13,3% de los ciudadanos, en Castilla La Mancha el 14,1%, en la Comunidad Valenciana el 13%, y el 17% en el resto de España.

Desde diferentes organismos se ha instado a los españoles a descargarse una aplicación muy útil para luchar contra la pandemia. Radar COVID utiliza la conexión Bluetooth del dispositivo, a través de la cual los móviles emiten y observan identificadores anónimos de otros teléfonos que cambian periódicamente. Así, cuando dos terminales han estado próximos durante un determinado periodo de tiempo, ambos guardan el identificador anónimo emitido por el otro. Si algún usuario fuera diagnosticado positivo de COVID-19 tras realizarse un test PCR, decidiría si dar su consentimiento para que, a través del sistema de salud, puedan enviar una notificación anónima. De esta forma, los móviles que hubieran estado en contacto con el paciente recibirían un aviso sobre el riesgo de posible contagio y se facilitarían instrucciones sobre cómo proceder.

Esta aplicación, además, garantiza la privacidad ya que utiliza un modelo descentralizado, basado en el protocolo Decentralized Privacy-Preserving Proximity Tracing (DP-3T). Este protocolo es el que permite que solo se envíen al servidor los identificadores cifrados que cada móvil emite, no los que recibe de otros terminales cercanos, y cada cierto tiempo los móviles descargan los nuevos identificadores de contagios confirmados para comparar con sus registros. Es decir, que el cotejo de datos y análisis de riesgo se lleva a cabo siempre en el móvil del usuario y no en un servidor, lo que garantiza la privacidad.