Así ha evolucionado el consumo tras meses de pandemia

  • Actualidad

consumidor digital

Las operaciones en canales digitales ya llevaban años experimentando importantes crecimientos antes de la pandemia, lo que ya evidenciaba una marcada digitalización de los hábitos de consumo. En los últimos meses, marcados por las diferentes oleadas de coronavirus, ha acelerado los patrones de comportamiento y las compras digitales. En los próximos meses se van a producir nuevos cambios.

Recomendados: 

Transacciones electrónicas europeas: cumpliendo con eIDAS Webinar

Impacto del COVID-19 en la Contratación Pública de TI Webinar

Vector ITC ha realizado una radiografía de cómo es el nuevo consumidor, hacia dónde va a evolucionar su conducta futura. Según este trabajo del grupo tecnológico, a pesar de que el 70% de la población tiene pensado retomar el ritmo de vida que llevaba antes de la pandemia, su comportamiento nunca va a ser el mismo. Este se va a ver afectado en muchos aspectos como, por ejemplo, una mayor atención a las relaciones personales, la preocupación por la salud, el cuidado y la sostenibilidad, cambios en la forma en la que se mueven y disminución los desplazamientos, reducción del tiempo que se dedica al ocio en espacios cerrados y con muchas personas, cambios en los canales de compra y los puntos de venta, y la migración de la formación y el trabajo hacia modalidades online.

La firma destaca también una serie de datos que muestran cómo ha cambiado el consumo:

- El consumidor compra menos cestas, pero más completas: el 61% de los hogares hacen cestas de despensa al menos una vez al mes tras el confinamiento, frente al 55% en 2019.

- Los ‘Eco-Actives’ ya mueven el 25% del gasto en gran consumo: dependiendo del impacto que tenga la crisis en la economía de cada consumidor, otra de las tendencias que va a cobrar importancia es la preferencia por los productos sostenibles.

- Extensión del perfil de consumidor: se calcula que cuatro de cada diez hogares que se han estrenado en la compra online han sido mayores de 54 años.

- El aumento del consumo online: paralelamente han aumentado las compras online y el gasto medio de estas. Del total de la población española, el 93% es internauta y el 72% compra online.

- Gasto medio online por edad: 67,6 euros es el gasto promedio cada vez que los usuarios realizan una compra online. El 42% gasta entre 25 y 50 euros, el 30% entre 51 y 100 y el 14% menos de 25.

- Impulsores de la compra online: la preferencia del canal online ante el offline no solo viene por los aspectos sanitarios, las principales razones son la conveniencia (98%), la amplia oferta (95%), el precio (91%) y la confianza (71%).

Por otro lado, cree que gran parte de los consumidores verá una reducción de sus ingresos, por lo que se prestará más atención a los precios. Esto, sumado a la gran incertidumbre que se está viviendo, hace que las estimaciones del gasto medio tengan una reducción de hasta dos tercios en los países con mayor impacto en su economía. Este gasto se realizará en compras en las que se primaran las marcas blancas y promociones, así como realizarlas en comercios de proximidad, que ofrecen mayor calidad precio y menos aglomeraciones.

El actual contexto ha acentuado, como explica la firma, la transformación de los entornos B2B, que en los últimos años han estado adoptando muchas de las estrategias de ventas B2C, ampliando sus esfuerzos digitales, poniendo el foco en el cliente y en las ventas, desde la generación de leads hasta la adquisición. La gran tendencia, que capitalizan empresas como Alibaba, Uber, Amazon, Google o Visa, es la superación de la línea divisoria entre B2C y B2B, y la generación de un modelo B2B2C (Business-to-Business-to-Consumer), un modelo híbrido que promete la adquisición masiva de clientes a un coste menor. Correctamente implementada, esta fórmula puede maximizar la aportación de valor, y generar ecosistemas con múltiples partes involucradas que creen valor para el cliente final y para los partícipes.