Las Comunidades Autónomas se recuperan, aunque frenan el ritmo de crecimiento

  • Actualidad

España

A finales de 2022, algunas comunidades como Extremadura, Castilla y León y Galicia, estarán cerca de recuperar el nivel de PIB que tenían antes de la pandemia, pero ninguna lo habrá alcanzado. Todas ellas, aunque continúan la recuperación, verán frenado su ritmo de crecimiento, salvo Canarias.

Según las previsiones para las Comunidades Autónomas de Funcas, todas las comunidades autónomas continuarán en 2022 la senda de recuperación iniciada el año pasado, pero reducirán su ritmo de crecimiento, salvo Canarias.

Esta comunidad, junto con Baleares, serán las que más crecerán, un 9,9% y un 7,8%, respectivamente. Ambas seguirán siendo las que más lejos estén de los niveles de PIB previos a la pandemia por el fuerte castigo sufrido en 2020 (-21,7% y -18,1%, respectivamente).

Por el contrario, Cantabria, Extremadura, Castilla y León, Aragón y Castilla-La Mancha son las que registrarán menor crecimiento, en torno al 3,3%, por debajo de la previsión para la media nacional (4,2%). En general, las regiones con escasa importancia del turismo exterior, un sector industrial débil y un peso elevado de la agricultura fueron las que sufrieron una menor caída del PIB en 2020 y por tanto las que están registrando un menor efecto rebote posterior.

En 2022 ninguna región habrá recuperado el nivel de PIB prepandemia, aunque las que están más cerca de conseguirlo: Extremadura, Castilla-La Mancha y Galicia.

En todo caso, de acuerdo con las previsiones actualizadas del centro de análisis, la economía de las comunidades autónomas seguirá al alza por la recuperación de la actividad turística y de los patrones de gasto de los consumidores y por el impacto de los fondos europeos. También se espera que la bolsa de sobreahorro acumulada en 2020 y 2021 permita amortiguar el impacto negativo de la inflación sobre el poder adquisitivo de los hogares.

En este contexto de recuperación volverán a ser patentes las diferencias entre las regiones en el ritmo de crecimiento. Por un lado, por la capacidad de aprovechamiento de cada una de los fondos europeos. Funcas considera que serán las regiones con una estructura económica más diversificada, con más peso de los sectores –tanto industrial como de servicios– de mayor contenido tecnológico y alto grado de cualificación, las que se beneficiarán en mayor medida de los fondos europeos. Por otro, por el peso del turismo y su margen de recuperación hasta el nivel pre-pandemia, la intensidad energética de su sistema productivo y las diferencias en las tasas de inflación.

Funcas apunta que el rango de posibles resultados es mucho más amplio de lo habitual dada la gran incertidumbre derivada de los riesgos geopolíticos, que pueden condicionar factores como la llegada de turistas internacionales o la magnitud del impacto del sobreahorro sobre las decisiones de gasto de los consumidores. Tampoco hay certeza en cuanto a la cuantía de las inversiones financiadas por los fondos europeos e, incluso, sobre su efecto multiplicador. Otra fuente de incertidumbre es la evolución del precio de los productos energéticos y otras materias primas.