La 'frustración digital' del ciudadano evidencia el margen de mejora en la evolución de las smart cities

  • Estrategias digitales

IoT Cities

Numerosos habitantes de ciudades se sienten frustrados con la situación actual de la población en la que viven y están dispuestos a sustituirla por otra que sea digitalmente más avanzada, según un estudio de Capgemini. De media, el 40% de los integrantes de la población urbana a nivel mundial podría abandonar su ciudad a causa de molestias diversas que incluyen las 'frustraciones digitales'.

Recomendados: 

SCW: Creando ciudades realmente abiertas Leer

Poniendo al ciudadano en el centro de las ciudades inteligentes Leer 

Las ciudades tienden a adoptar tecnología que mejora su gestión y aumenta la calidad de vida de sus ciudadanos. Sin embargo, la vida en ellas no responde a las expectativas cada vez más altas que tienen sus habitantes en la era digital, de acuerdo con los datos de un nuevo informe del Instituto de Investigación de Capgemini, que ha analizado las respuestas de 10.000 habitantes de ciudades y más de 300 miembros de gobiernos municipales de 10 países y 58 ciudades.

Entre sus conclusiones se pone de relieve gran parte de la población de las ciudades se siente frustrada por la situación actual de sus núcleos urbanos y están dispuestos a sustituir su ciudad por otra que sea digitalmente más avanzada. De media, el 40% de los integrantes de la población urbana a nivel mundial podría abandonar su ciudad a causa de molestias diversas que incluyen las “frustraciones digitales”.  

No obstante, también hay un alto porcentaje que ve que su ciudad evoluciona. En este sentido, el informe “Street Smart: Putting the citizen at the center of Smart City initiatives” revela que el 58% de los habitantes urbanos (58%) considera que las ciudades inteligentes son sostenibles y que ofrecen servicios urbanos de mayor calidad (57%). Esto explica por qué más de un tercio de ellos (36%) está dispuesto a pagar más por esta existencia urbana más satisfactoria. Sin embargo, existen serios problemas para su implantación, especialmente en lo que respecta a datos y financiación.

Otra de las conclusiones es  que la sostenibilidad está adquiriendo una importancia cada vez mayor para los urbanitas. Cuestiones como la contaminación (42%) y la falta de iniciativas de sostenibilidad (36%) constituyen un problema serio que podría hacerles abandonar la ciudad.

Cada vez más habitantes en las grandes ciudades
En el contexto del crecimiento mundial, Capgemini subraya que solo uno de cada diez miembros de gobiernos municipales afirma encontrarse en fases avanzadas de implantación de una visión de ciudad inteligente, y menos de una cuarta parte (solo el 22%), que ha comenzado a desarrollar iniciativas de ciudades inteligentes. Esto es un gran reto, teniendo en cuenta las estimaciones que indican que dos tercios de la población mundial vivirá en una ciudad en 2050 y que el número de megaurbes, de más de 10 millones de habitantes pasará de las 33 que habrá en 2030 a 43 en 2050. Más aún, a nivel mundial existe un considerable deseo de vivir en una ciudad inteligente entre sus habitantes, lo que significa que dar mayor velocidad a la adopción de este enfoque sería bien recibido.

El tema de la sostenibilidad es también un reto. En este punto, en los últimos tres años, el 42% de los integrantes de los equipos de gobierno municipal afirma que los planes de sostenibilidad se han quedado atrás y el 41% que la previsión de que en los próximos 5 a 10 años sus ciudades se vuelvan insostenibles es una de las cinco principales consecuencias de no adoptar tecnología digital.

Acelerar el proceso de implantación requiere la estrecha colaboración de todos los principales implicados porque, según los autores del informe, “la tecnología innovadora, y los fondos necesarios para innovar y poner en práctica las soluciones obtenidas, por sí sola no creará una ciudad inteligente. Es fundamental también la colaboración entre las partes implicadas, es decir, los ayuntamientos y los ciudadanos y otros como start-ups, centros de investigación o fondos de inversión”.

Los expertos de Capgemini recomiendam un enfoque en tres fases para los gestores municipales:

-- Crear una visión de ciudad inteligente con la sostenibilidad y la resiliencia como piedras angulares.

-- Promover entre sus miembros la capacidad de iniciativa, así como protección de datos y confianza.

-- Desarrollar una cultura de innovación y de colaboración con los ciudadanos y con entidades externas.