Ahora o nunca: claves para evolucionar el modelo industrial español

  • Estrategias digitales

Digitalización 4

La digitalización, la reindustrialización, las infraestructuras inteligentes y el 'upskilling' laboral van a resultar claves para que la industria española evolucione hacia un modelo económico más sostenible, resiliente y centrado en las personas, que podría llevar al sector industrial a tener un peso en la economía española del 18%. Un estudio de PwC y Siemens sitúa a la tecnología digital en el centro de esta transformación.

Recomendados: 

Foro Administración Digital 2021 Webinar

Aplicaciones, ¿cómo desarrollo, entrego y gestiono mi software? Webinar

Siemens y PwC han presentado ‘Claves e inversiones estratégicas para una España 5.0’, un informe que analiza la oportunidad histórica que tiene España renovar su modelo productivo y hacerlo más resiliente y sostenible, si se aprovecha el impulso que supondrán los 140.000 millones de euros que la Unión Europea inyectará a través de los distintos mecanismos contemplados en el Plan de Recuperación y Resiliencia.

Evolucionar hacia un modelo económico más sostenible, resiliente y centrado en las personas podría llevar al sector industrial a tener un peso en la economía española del 18% a finales de la próxima década, según el documento.

En los últimos trimestres, la industria española ha sufrido de forma ostensible el impacto de la pandemia. En gran parte, debido a que el 99,4% del tejido productivo lo componen pymes y, de ellas, un 84% son microempresas. Esta realidad ha hecho que la contribución del sector al PIB se haya alejado en los últimos años del 20% marcado hace unos años por el Horizonte 2020. Además, este tipo de empresas tan pequeñas son también más vulnerables a las amenazas que implica una sociedad hiperconectada como la actual, con constantes adaptaciones a las cambiantes necesidades.

Hay que tener en cuenta, además, que el uso masivo de dispositivos móviles, la computación en la nube (Cloud y Edge Computing), la inteligencia artificial (IA), Internet de las cosas (IoT), la robótica, la realidad aumentada, la impresión 3D, los drones, 5G o el gemelo digital, por citar algunas de las nuevas tecnologías, se han convertido en realidades cada vez más habituales que han transformado radicalmente toda la cadena de valor del proceso productivo.

A este contexto hay que sumarle que la economía española no recuperará los niveles previos a la crisis hasta, como mínimo, mediados de 2023, según varias estimaciones. Por ello, reindustrializar el país, a juicio de los expertos que han elaborado el informe, contribuiría a aumentar el peso y relevancia de un sector económico que es menos volátil y dependiente del turismo, y también garantizaría el suministro local de bienes y servicios imprescindibles en situaciones críticas, como la reciente pandemia, al contar con un tejido industrial más flexible y capaz de producirlos.

Por otro lado, el upskilling profesional masivo de la fuerza laboral para optimizar su desempeño podría inducir un aumento de la riqueza equivalente al 6,7% del PIB en 2030 y generar, adicionalmente, 220.000 nuevos empleos.

El estudio sitúa la tecnología digital en el centro de esta transformación porque la consolidación de una industria más digital permitiría a España ser más competitiva, flexible y adaptable a los cambios, además de mejorar la seguridad y estabilidad de sus trabajadores.