Diez consejos para aumentar la tasa de conversión en comercio digital

  • Estrategias digitales

Comercio electrónico

Tener una tienda online no garantiza altas tasas de conversión y lograr cerrar un gran número de ventas digitales exige una estrategia, que incluye un buen número de acciones, desde prestar atención a los textos y un buen trabajo en redes sociales a cuidar todos los detalles para satisfacer al cliente. Los expertos de Stratesys resumen lo que hay que hacer en diez recomendaciones.

La tasa de conversión es una fórmula que calcula el porcentaje de usuarios de los que llegan a un sitio web que terminan realizando una acción deseada que, en el caso de un ecommerce, suele ser la compra de un producto/servicio). No todas las empresas que ponen en marcha su e-commerce, consiguen buenos resultados.

Los expertos de la división de desarrollo de comercio electrónico y estrategias CRO de Stratesys han elaborado un decálogo con las claves para mejorar el ratio de cierre de operaciones, y estos son sus consejos:

1. Mobile first. Debemos tener en cuenta que hoy en día la mayoría del tráfico a nuestro ecommerce es móvil, por lo que a la hora de crear nuestra experiencia de usuario debemos hacerla pensando en el móvil. Evitar textos o botones muy pequeños son dos básicos a evitar si queremos facilitar la compra de nuestros clientes en nuestro sitio web.

2. Un sitio seguro en el que comprar con tranquilidad. Este sin duda es otro punto que tener muy en cuenta, ya que los clientes necesitan estar seguros de que sus datos están protegidos. Contar con los certificados de “sitio seguro” es importante pero también es clave el momento de conectar con la pasarela de pago en el que el usuario no sienta que está perdiendo el control de la compra.

3. Optimizar los tiempos de carga. Esto es un factor crucial a tener en cuenta, ya que no hay peor sensación que entrar en un ecommerce y que no se te cargue la página. Para ello, es recomendable realizar pruebas de carga y trabajar con el equipo de desarrollo para realizar acciones que mejoren el rendimiento. Está demostrado que si un usuario entra en el ecommerce y su página tarda en cargar, abandonará rápidamente la web.

4. Cuidar los copys, puede marcar la diferencia. Los buenos copys son indispensables en cualquier negocio. El texto es uno de los grandes recursos que tenemos para generar emociones y decisiones entre nuestros compradores. No hay ningún 'Call to action' (llamada a la acción) mágico, todo dependerá de cómo sea el público objetivo.

5. Las redes sociales son un 'must'. Redes como Instagram, Tiktok o Facebook no solo nos permiten llegar a nuestro público objetivo, sino que también están incorporando cada vez más funcionalidades de ecommerce, llegando incluso a que el usuario pueda realizar el proceso de compra sin necesidad de salir de su red social. Realizar una buena estrategia de social media nos permite incrementar el alcance de nuestros productos e incluso mejorar su experiencia de compra, ya que podemos utilizar formatos interactivos para que el usuario pueda ver mejor el producto e incentivar su compra.

6. No olvidarse de la atención al cliente. Una de las grandes ventajas de los Smartphone es que el usuario puede conectarse desde donde quiera y las marcas deben ofrecerle una atención siempre que puedan. Los live-chat o chatbots nos permitirán solucionarle las dudas en tiempo real a nuestros potenciales clientes cuando sean necesario, facilitando su decisión de compra. Conviértelos en tus aliados.

7. Estar presente en el momento idóneo. Una ventaja que tienen los ecommerce es que podemos ponernos en contacto con nuestros compradores en el momento idóneo. Utilizar notificaciones push cuando el usuario esté, por ejemplo, en un determinado lugar que sepamos que puede necesitar nuestro producto, nos permite que le impactemos con la información necesaria en el momento adecuado.

8. Apostar por el contenido creado por el usuario. Vale mucho más lo que diga un cliente que lo que diga la empresa. Los clientes valoran mucho lo que piensan y recomiendan otros clientes, ya que reduce su miedo y les empuja a comprar nuestro producto/servicio.

9. El checkout, el paso final y el más importante para convertir. Una pequeña distracción o error durante el proceso del chekout puede hacer que tu ratio de conversión se desplome. La experiencia de usuario en este momento juega un proceso vital. Utilizar formularios autocompletados, implementar el pago en un click o simplemente la buena visualización del logo de la marca de la tarjeta cuando el usuario está introduciendo sus datos bancarios pueden marcar la diferencia.

10. El comprador es el que tiene la última palabra. Los test A/B son fundamentales para probar cualquier hipótesis. No hay mejor forma para mejorar las conversiones que medir cada una de las posibilidades para ver si funcionan entre tu público objetivo.

“Las posibilidades de mejorar la conversión en los ecommerce son muchas. Tener un plan y una estrategia que nos permita acometerlas de forma ordenada y enfocadas en el target objetivo es fundamental para incrementar las compras”, señala esta firma.