Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Los nuevos operadores bancarios ganan clientes frente a las entidades tradicionales

  • Actualidad

Cambio

Los bancos digitales, fintechs y las grandes tecnológicas están poniendo a prueba la competitividad de los bancos tradicionales. Mientras que los primeros están ganando clientes y aumentando sus ingresos, la banca encuentra dificultades, en parte por tener que combinar su atención al cliente de siempre e inversiones estratégicas para su futuro digital.

Bancos digitales, entidades de pago no bancarias y big tech acumulan ya un tercio de los nuevos ingresos en el sector y esto está poniendo a prueba la competitividad de los bancos tradicionales, según dos estudios de Accenture.

La firma ha analizado más de 20.000 entidades bancarias y de pago en siete mercados para calcular el nivel de cambio y disrupción en el sector bancario global. Los resultados muestran, por un lado, que el número de entidades ha descendido casi un 20% en los últimos doce años, desde las 24.000 en 2005 a 19.300 en 2017. El 17% de ellas son lo que Accenture denomina “nuevos operadores”, es decir, empresas que entraron al mercado después de 2005 y, “pese a que solo algunos de éstos alarman a los bancos tradicionales, el riesgo de que disminuyan las oportunidades de ingresos futuros es real, y cada vez mayor”, asegura el informe.

Para Accenture, la mayor parte de los bancos está teniendo dificultades para encontrar la combinación de inversión en capacidades tradicionales y digitales, sin dejar de lado el objetivo de satisfacer las necesidades de los consumidores digitales y de mantener los sistemas anteriores de protección de los datos del cliente. En este escenario, Alan McIntyre, Senior Managing Director de Accenture y responsable global de banca, sostiene que “los bancos no pueden seguir activando sus negocios digitales como siempre y esperar a tener éxito. Hasta ahora, su enfoque conservador en cuanto a inversión digital ha entorpecido la capacidad de constituir nuevas fuentes de crecimiento, lo cual es crucial para escapar de la competencia entre los nuevos actores digitales y del menor rendimiento”.

Muchos bancos tradicionales siguen desestimando la amenaza de los nuevos operadores, puesto que alegan que éstos no están innovando sino disfrazando productos de la banca tradicional, y no están logrando ingresos importantes ni generando beneficios. Además, según Accenture, el desplazamiento de los ingresos hacia los nuevos operadores del mercado bancario continuará.

Diferencias en función de los mercados
En Estados Unidos, el 19% de las instituciones financieras son nuevos operadores y han captado el 3,5% de los ingresos bancarios totales del mercado. Mientras, en la última docena de años, el número de instituciones bancarias ha disminuido casi un 25%, debido en su mayor parte a la crisis financiera y a los obstáculos regulatorios impuestos para conseguir una licencia bancaria. Estos factores han hecho de Estados Unidos un mercado difícil para los nuevos operadores y un ambiente estable para la banca tradicional. Más de la mitad de las nuevas cuentas corrientes abiertas en Estados Unidos las captan los tres grandes bancos que más están invirtiendo en digitalización, mientras que los bancos regionales se centran en reducir los costes y en luchar por aumentar sus balances.

 

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

En Reino Unido, con nueva legislación que prima la competencia en el sector y un menor dominio de los bancos consolidados, el 63% de los actores en Reino Unido son nuevos operadores. “Esta cifra resulta impactante si se compara con otros mercados y con el 17% de la media global”, explica Accenture.

Los nuevos operadores han captado un 14% de los ingresos bancarios, con parte de la población yendo a las entidades de pago no bancarias (12%). Además, hay estudios que sugieren que los bancos tradicionales empezarán a ver un impacto significativo en sus beneficios, ya que los nuevos operadores sobrepasan el umbral del millón de clientes y hay 15 fintechs que poseen licencia bancaria.

Si Reino Unido parece un terreno abonado para los nuevos operadores, Canadá se encuentra en el polo opuesto. “Aunque alrededor de la mitad de los bancos y entidades de pago son nuevos operadores (47%), éstos han captado menos del 2% de los ingresos, lo que convierte a Canadá en uno de los mercados bancarios importantes con menor disrupción”, asegura la consultora.

Por último, en lo que respecta a Europa (incluyendo Reino Unido), el 20% de los bancos y las entidades de pago son nuevos operadores y han captado casi el 7% de los ingresos totales y un tercio de todos los nuevos ingresos desde 2005.

 “El futuro será de los bancos que sean capaces de constituir nuevas fuentes de crecimiento, y esto incluye las oportunidades que vayan más allá de los servicios financieros tradicionales. La banca no puede permitirse seguir a ciegas el camino que se propuso al inicio de su viaje digital. Como muestra el estudio, no hay una respuesta única, y cada entidad necesita comprender el mercado en el que opera antes de trazar el camino a seguir”, concluye Alan McIntyre.