Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Brexit: El Parlamento británico vota el acuerdo 'in extremis' entre Londres y Bruselas

  • Actualidad

Brexit

Esta tarde, el Parlamento del Reino Unido votará a favor, o en contra, del acuerdo alcanzado in extremis por Theresa May, primera ministra británica, y Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea. Bruselas ya ha advertido que no va a haber una tercera negociación, con lo que, de ser rechazado, las posibilidades de un Brexit duro aumentan.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

Londres y Bruselas se preparan para la votación más importantes desde junio de 2016, fecha en la que los británicos decidieron decir adiós a la Unión Europea. Y es que esta tarde los miembros del Parlamento del Reino Unido deciden si aceptan el último acuerdo alcanzado por Theresa May o lo vuelven a rechazar, haciendo que la posición de May quede aún más debilitada y la posibilidad de que se produzca una salida sin acuerdo, también conocido como Brexit duro, aumente.

A priori, Reino Unido tendrá que abandonar la Unión Europea el próximo 29 de marzo. Para que la salida sea lo más amistosa posible, Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, y Theresa May negociaron hasta casi el último minuto de ayer nuevos términos para la salida. El tema que más preocupaba al Parlamento británico es la conocida como “salvaguarda irlandesa”, una garantía impuesta por la UE por la que Irlanda del Norte permanecería dentro del territorio aduanero europeo y de su mercado interior tras los dos años de transición (hasta el 29 de marzo de 2021) si no se logra un acuerdo sobre la relación futura entre los dos bloques. En este sentido, May ha conseguido ciertas garantías para desactivar el mecanismo en caso de que no se produzca el acuerdo.

Por el momento, y según apuntan los expertos, Theresa May tiene tan solo unas horas para convencer a los parlamentarios de que su acuerdo es el mejor para su país, algo que no va a ser fácil, más teniendo en cuenta que el escepticismo se ha apoderado de la Cámara. Y en todo esto, la Unión Europea ha advertido que no va a haber una tercera negociación.

En caso de que se rechace el acuerdo, los diputados podrán votar el miércoles sobre si el Reino Unido debe salir de la Unión Europea sin acuerdo, una opción que, a priori, no cuenta con el apoyo de una mayoría parlamentaria. En caso de que se decida que no se va a producir un Brexit duro, el jueves la Cámara volverá a votar por prorrogar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa y continuar en la Unión Europea hasta alcanzar un acuerdo de salida.

Y mientras, el sector tecnológico, entre muchos otros, mira con preocupación la votación que se producirá esta tarde, en el que se juegan gran parte de su futuro. Hace poco más de un mes, el colegio profesional de computación BCS (The Chartered Institute for IT), que representa a la industria en el país, emitió un comunicado en el que advertía que la salida de la Unión Europea sin acuerdo provocaría un gran daño a largo plazo a la economía digital, afectando a campos vitales para el desarrollo y la competitividad del Reino Unido, como la ciencia y la innovación.