Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Debate de investidura: Pedro Sánchez insta a proteger a la ciudadanía frente a 'los nuevos monopolios' digitales

  • Actualidad

Pedro Sánchez Investidura

Las nuevas tecnologías han sido protagonistas de la sesión de investidura que se está celebrando en el Congreso de los Diputados y en la que Pedro Sánchez, candidato socialista, busca el apoyo de la mayoría de la Cámara para convertirse en presidente de España.

Durante su discurso, Sánchez ha pedido la confianza del Congreso para evitar que los ciudadanos acudan otra vez a las urnas (serían las cuartas elecciones generales en menos de cuatro años) asegurando que el objetivo del PSOE es crear un Gobierno “progresista, ecologista, feminista y europeísta” que “mire hacia delante”, siente las bases de los “grandes acuerdos” que nuestro país necesita para “encarar los retos que ya son presente”, y para hacer avanzar al conjunto de la nación.

Para ello, Pedro Sánchez apuesta por una segunda transformación del país basada en la educación y que haga frente a seis retos clave: la calidad del empleo y la sostenibilidad de las pensiones, la revolución digital, la emergencia climática, la igualdad entre hombres y mujeres, la desigualdad social y el fortalecimiento del proyecto europeo.

Concretamente, en lo que a la revolución digital se refiere, Sánchez ha comenzado refiriéndose a datos de la OCDE. “Un 21,7% de los empleos de nuestro país están en riesgo de automatización, y, por tanto, de desaparición. Y otro 30,2% sufrirá una transformación radical por el avance de la tecnología”.

Sánchez ha recordado que “la revolución digital no solo impacta sobre el empleo”, sino que también afecta “a la fiscalidad, la justicia fiscal”, señalando a empresas como Netflix. “Hace pocas semanas supimos que una conocida plataforma digital audiovisual pagó en España, quédense con la cifra, 3.146 euros en concepto de impuesto de sociedades. No es la única”. Para Sánchez “esto no solo resulta insostenible, sino que atenta contra los más elementales principios de responsabilidad y de justicia fiscal. La revolución digital incide en nuestros derechos y libertades”.

Asimismo, ha destacado que en la actualidad los ciudadanos utilizan ordenadores “100.000 veces más potente que el Apolo XI” y que estos “ya sabe más acerca de nosotros que nosotros mismos, porque acumula millones de datos sobre nuestras preferencias”. ¿A quién pertenece esa información? ¿Quién controla esos datos que se están convirtiendo en un factor de producción tanto o más importante que la energía o el trabajo humano? Éstas han sido algunas de las preguntas que se ha formulado el candidato a la presidencia del Gobierno.

“Sectores enteros de nuestra economía se reestructuran y se adaptan a modelos de plataformas digitales. Pese a ello, seguimos respondiendo con reglas de siglos pasados a problemas del siglo XXI”, ha afirmado Sánchez, quien ha reiterado la importancia de adaptarse a los nuevos tiempos. “En ausencia de nuevas reglas, se abren paso nuevas formas de trabajo precario como son los riders, nuevas formas de evasión fiscal, como el ejemplo que les he puesto, y nuevas formas de vulneración de los derechos humanos a la privacidad y al honor personal”.

 En este periodo de transformación digital, ¿dónde tiene que estar España? “Nuestra respuesta es: liderando en Europa, porque sólo se puede hacer en Europa, la revolución digital y protegiendo a la ciudadanía frente al poder de los nuevos monopolios”.