Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Un 82% de los trabajadores volverá a las oficinas en un plazo de entre 12 y 18 meses

  • Actualidad

Teletrabajo

Aproximadamente el 82% de los empleados regresarán a las oficinas en un plazo de 12-18 meses. ¿Quiere esto decir que el teletrabajo volverá a ratios anteriores a la pandemia? Un estudio de Vanson Bourne para Xerox sugiere que no: las empresas están invirtiendo en recursos para combinar la estancia en oficina y el trabajo en remoto.

 

Recomendados: 

WEBINAR >> Vídeo colaboración y reuniones virtuales para una comunicación efectiva Registro 

WEBINAR >> Automatización Inteligente de Procesos para asegurar la continuidad del negocio Registro

Este estudio, en el que han participado 600 directivos de TI de cinco países (Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Alemania y Francia), revela que las empresas tuvieron problemas para adaptarse de forma repentina al teletrabajo y así lo reconocieron el 72% de los encuestados. Además de la tecnología (29%), los mayores puntos críticos fueron la interrupción brusca de la comunicación presencial entre los equipos (26%) y mantener la concentración (25%).

Ahora, un 82% muchas empresas tienen planes para que sus empleados regresen a las oficinas, decisión que justifican alegando motivos de comunicación, desarrollo de talento y toma de decisiones con mayor rapidez. Al respecto de la vuelta al entorno presencial, Steve Bandrowczak, presidente y director de Operaciones de Xerox, añade que, además, “el cierre repentino y el entorno de trabajo híbrido actual ha expuesto brechas tecnológicas que exigen inversiones nuevas o adicionales en los próximos meses".

¿Significa esto que el teletrabajo decaerá? Según el informe, las empresas quieren que sus empleados trabajen en las oficinas, aunque las políticas de trabajo remoto extendidas hayan llegado para quedarse.  Antes de que se impusiera el trabajo a distancia, el 33% de los encuestados dijo que la seguridad de las redes y datos, así como la privacidad, eran sus mayores preocupaciones de tener una fuerza de trabajo remota. El 24% citó la productividad de los empleados seguido del 16% que citó la infraestructura tecnológica. Estas preocupaciones, junto con la creencia del 95% de los encuestados que considera que la comunicación en persona es importante para el desarrollo personal y la evaluación del talento, indican que la generalización del trabajo a distancia no reemplazará a los entornos de trabajo más tradicionales.

Sin embargo, ahora que las empresas sienten más confianza con el trabajo a distancia, las actitudes y políticas están cambiando. Entre los países encuestados, el país en el que es más probable que se aumente la confianza en el teletrabajo es Estados Unidos (86%), seguido de Reino Unido (80%), Alemania (80%), Canadá (77%) y Francia (75%). Además, el 58% tiene previsto cambiar su política de trabajo en remoto a lo largo del próximo año, y destacan la necesidad de que las empresas puedan trabajar con una fuerza de trabajo híbrida.

Por tanto, es posible que los empleados no regresen a la oficina todos a la vez, o incluso en las condiciones que tenían antes y se ve una tendencia hacia fuerzas de trabajo híbridas.

Respecto al grado de preparación de las empresas para el teletrabajo en el momento en el que tuvieron que enviar a sus plantillas a casa, solo el 28% estaba totalmente lista y un 29% reconoció que la tecnología era uno de sus puntos más débiles. De cara al futuro, el informe sugiere que las empresas procurarán invertir en nuevas tecnologías y buscarán aumentar sus capacidades para acelerar sus procesos de transformación digital.

Finalmente, el documento concluye que las prioridades de la compra de tecnología están cambiando para dar un mejor soporte a los empleados. En este punto, destaca que las empresas están incrementando sus inversiones en recursos de tecnologías para el teletrabajo (55%) o recursos híbridos para el trabajo en remoto y de oficina (40%). La pandemia también ha llevado a priorizar las inversiones en soluciones cloud (65%), herramientas de soporte TI en remoto (63%) y en software de colaboración (52%).