Los efectos de la pandemia: desafíos y oportunidades que tienen empresas y empleados

  • Actualidad

innovacion

Organizaciones y trabajadores se han tenido que adaptar rápidamente a una nueva forma de trabajo y, en general, se han adoptado soluciones tecnológicas con celeridad para adaptarse al escenario desafiante que ha planteado la pandemia. Un estudio de ServiceNow analiza el trabajo que queda por hacer, pero también sostiene que se ha abierto la puerta a la próxima ola de innovación digital.

Recomendados: 

Dell EMC PowerStore: el futuro del almacenamiento está aquí Webinar

8 pasos para llevar su empresa hacia la transformación digital Leer 

Cómo ofrecer un entorno de trabajo seguro en tu empresa Leer 

ServiceNow ha analizado en el estudio “The Work Survey”, realizado escala global entre 9.500 directivos y empleados de once países, los efectos de la pandemia en el entorno empresarial, centrándose en los retos y las oportunidades que tienen por delante las organizaciones. El 92% de los directivos (tanto a escala mundial como en Europa) reconoce que la pandemia hizo que su empresa se replanteara su forma de trabajar. En Europa, el 83% de los empleados (frente al 87% a escala mundial) afirma que su empresa ha creado formas mejores de trabajar desde el inicio de la crisis. Este, sin duda, es uno de los efectos más palpables y, además, un 92% de los ejecutivos y un 86% de los trabajadores afirman que la transición hacia nuevas formas de trabajar con mayor celeridad de lo que jamás habrían pensado.

Además, el informe concluye, tras haber recabado las opiniones de 9.500 directivos, que el coronavirus ha permitido reducir los gastos de explotación del 90% de las empresas europeas encuestadas (88% a escala mundial), lo que ha generado oportunidades para la inversión en transformación digital, I+D, marketing y crecimiento.

El futuro en Europa
Las empresas europeas han innovado con rapidez, pero deberán incrementar sus esfuerzos para mantener el ritmo. En este punto, el 47% de los directivos del continente y el 55% de los empleados y más de la mitad de los empleados creen la transición a la nueva normalidad resultará aún más compleja que el impacto inicial de la pandemia.

Este desafío se ve acentuado por la desventaja digital que presenta la mayoría de las empresas: el 94% de los directivos europeos admite que siguen teniendo flujos de trabajo offline, tales como la aprobación de documentos, los informes de incidentes de seguridad y las peticiones de soporte tecnológico. Se han efectuado avances, pero después de meses trabajando desde casa, el 61% de los directivos y el 62% de los trabajadores señalan que sus empresas siguen sin contar con un sistema totalmente integrado para gestionar los flujos de trabajo digitales.

Pese a la rápida adaptación a las nuevas circunstancias, existe una escasa confianza en que las empresas puedan volver a transformarse con rapidez. Según el estudio, el 83% de los empleados en Europa considera que los nuevos sistemas que se desarrollaron e implementaron con celeridad han generado nuevas y mejores formas de trabajar. No obstante, creen que estos sistemas siguen siendo vulnerables a la próxima disrupción de gran calado: la mayoría de directivos y empleados de los países de la UE comenta que los departamentos clave de la empresa (como los de servicio de atención al cliente, recursos humanos y finanzas) no serían capaces de adaptarse en 30 días en caso de que se produjese otra disrupción. “Eso demuestra la necesidad y la oportunidad de efectuar una sólida transformación digital en la totalidad de la empresa”, asegura el documento.

Respecto al futuro del teletrabajo, los participantes consideran mayoritariamente que tiene ventajas, pero la asignatura pendiente será afianzarlo sin que impacte en el desempeño de la organización. En este sentido, los participantes europeos muestran su preocupación sobre cómo afectará el teletrabajo a su negocio en adelante. Mientras que los directivos piensan más en los resultados -retrasos en la entrega de productos o prestación de servicios (54%)-, los empleados se muestran más preocupados por los medios -reducción de la colaboración entre unidades de negocio (47 %)-.