Madrid y Barcelona se afianzan como puntos de conexión en el mapa de Internet en el sur de Europa

  • Actualidad

internet redes

La Península Ibérica ha incrementado su ancho de banda un 25% en los últimos cinco años, según un estudio de TeleGeography para DE-CIX, EllaLink e Interxión. Desde 2016, el ancho de banda del sur de Europa ha experimentado un crecimiento interanual del 30%, multiplicando casi por 2,75 su capacidad en este periodo, alcanzando los 150 Tbps entre todos los territorios. Madrid y Barcelona han tenido parte de los crecimientos más significativos.

Recomendados: 

Foro Administración Digital 2021 Evento

Aplicaciones, ¿cómo desarrollo, entrego y gestiono mi software? Webinar

Las infraestructuras de Internet son claves para afrontar la demanda de acceso a Internet con fiabilidad y rapidez, y la Península Ibérica se está posicionando como ecosistema de interconexión estratégico para el tráfico procedente de Europa, América, África, Oriente Medio y Asia, a través de la expansión de los centros de datos, la apertura de regiones cloud por parte de los operadores de estos servicios, los cables submarinos y los puntos de intercambio.

Según “El mapa de interconexión del Sur de Europa”, desde 2016, el ancho de banda de esta región geográfica ha experimentado un crecimiento interanual del 30%, multiplicando casi por 2,75 su capacidad en este periodo, alcanzando los 150 Tbps de capacidad entre todos los territorios. Uno de los crecimientos más significativos ha sido el de Barcelona, que ha aumentado su ancho de banda un 35% durante este período y ya alcanza los 5 Tbps. Madrid, por su parte, crece un 18%, con casi 15 Tbps.

Centros de datos
Los centros de datos son las estructuras que albergan y protegen las conexiones de Internet por todo el mundo, y en este sentido, el sur de Europa ha acogido importantes inversiones a lo largo de los últimos cinco años. De acuerdo con el estudio, el número de centros de datos en las principales áreas metropolitanas del sur de Europa ha crecido un 19% desde 2016 hasta superar la cifra de 56 en 2020. Un ejemplo de este crecimiento es Madrid, que ha presentado un índice de actividad muy elevado y se ha convertido en una región clave que acumula el 25% de este tipo de infraestructuras respecto a todas las ciudades del análisis, y 98.000 metros cuadrados de espacio de colocación en centros de datos en 2020.

En el caso de Madrid, está atrayendo inversiones considerables para el despliegue de centros de datos”. En este sentido, Raquel Figueruelo, directora de marketing de Interxion, señala que “por su situación geográfica, capacidad y conectividad con el resto del continente, cada vez vemos más actores que están apostando por Madrid para ubicar sus centros de datos y regiones cloud. Es el caso de Interxion, ya estamos trabajando para abrir nuestro cuarto centro de datos en la capital, que contará con 15.000 metros cuadrados y una potencia de 30 MW”.

Puntos de intercambio de Internet y las regiones cloud
Los puntos de intercambio de Internet son los cimientos de Internet y funcionan como un enlace entre los distintos ecosistemas de interconexión. A medida que la demanda de mayor conectividad entre las redes se traduce en una localización más elevada, también aumenta la necesidad de una distribución mayor de los nodos. De hecho, el intercambio de datos ha cambiado drásticamente en Europa en los últimos cinco años, con un aumento de un 47% de los puntos de intercambio desde 2016 en el sur del continente, según datos de TeleGeography.

De hecho, DE-CIX Madrid, el mayor hub de interconexión neutro de la Península Ibérica en cuanto a número de redes, se ha convertido desde su apertura hace un lustro en una de las puntas de lanza de este crecimiento de la zona del sur de Europa, que se ampliará todavía más con el próximo punto de intercambio que la compañía abrirá en Barcelona. Desde 2016, Madrid ha pasado de tener un tráfico casi exclusivamente europeo a ver cómo crecían sus conexiones con el norte de África hasta llegar a conformar el 10% de su tráfico total. De hecho, la conectividad con esta región ha crecido un 72 %, y un 69 % con Estados Unidos y Canadá. De acuerdo con DE-CIX, las redes locales españolas representan más del 60% de las conexiones de Madrid, a pesar de los datos de crecimiento a nivel internacional.

Los datos de TeleGeography apuntan también a un aumento de la demanda por parte del ecosistema de redes de la nube, por incrementar su conectividad con los mercados del sur de Europa. Si se observa la región al completo, en 2016 ninguno de los grandes proveedores de la nube había instalado regiones cloud en el sur del continente. Sin embargo, en 2020 ya había dos. En los próximos dos años habrá al menos ocho, de las cuales cuatro estarán ubicadas en España, teniendo en cuenta las futuras regiones de Amazon, Google, Microsoft y OVH.

Barcelona es también un punto de interconexión pujante, con la próxima apertura de un nuevo punto de interconexión de datos por parte de DE-CIX, y la presencia de tres importantes proveedores de centros de datos para atender a la demanda local de una de las diez ciudades más importantes de la Unión Europea en cuanto a población.

Nuevas rutas submarinas
Los cables submarinos son la infraestructura que alimenta los centros de datos y nodos de interconexión del continente, con conexiones hacia América, África, Oriente Medio y Asia. Actualmente, el sur de Europa cuenta con conexiones con 45 cables submarinos, 10 de los cuales conectan con España y 9 con Portugal, con otros 6 en proceso de despliegue. La mitad de estos nuevos cables llegarán a la Península: Grace Hopper a Bilbao, 2Africa a Barcelona y Lisboa, y Equiano a Lisboa.

Entre los recientes despliegues de cables submarinos, destaca el cable EllaLink, que conecta América Latina con Europa, el primero en unir ambos continentes con una conexión directa, a fin de impulsar este mercado emergente y conectarlo con el viejo continente de forma más eficiente. Con su punto de acceso a la península en Lisboa, EllaLink también permitirá, a través de Madrid, reforzar las conexiones transatlánticas de España, que a su vez cuenta con conexiones en Bilbao con MAREA y Grace Hopper, el cable submarino anunciado por Google el año pasado. Del mismo modo, Barcelona dará la bienvenida a su primer cable submarino internacional con 2Africa.

Estos proyectos impulsarán las rutas ya existentes en la Península Ibérica y abrirán nuevas oportunidades para establecer una interconexión más diversificada, y con una menor latencia. Además, los futuros despliegues cristalizan la creciente influencia de las redes de contenidos y las inversiones procedentes de la nube en la región.