Así abordan las empresas europeas el compromiso de llegar al objetivo de cero emisiones

  • Actualidad

Sostenibilidad

Hay dos fechas clave para revertir el cambio climático: 2030, para limitar hasta el 1,5ºC el incremento de la temperatura del planeta, y 2050 para reducir a cero las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Dos recientes estudios, uno de Accenture y otro de Atos, analizan los avances de las empresas cotizadas europeas en este objetivo urgente.

Recomendados: 

Empresas data driven: estrategias de datos para marcar la diferencia Evento

Atención pública al ciudadano: hacia una relación de 360 grado Evento

El éxito de esta cumbre debe medirse en los compromisos y detalles concretos de los casi doscientos países participantes para acelerar la reducción de emisiones de dióxido de carbono y encaminarse a una nueva era de economía verde. 

Estos últimos días la atención mediática ha estado puesta en dos encuentros importantes relacionados con el futuro del planeta. Por un lado la Conferencia de Naciones Unidas, COP26, que se celebra del 31 de octubre al 12 de noviembre en Glassgow (Escocia) y la Cumbre del G-20, que tuvo lugar en Roma el pasado fin de semana.

Los dos eventos confirman un mismo diagnóstico: la urgencia de abordar el desafío climático, que exige el compromiso de todos los países. Y hay dos fechas claves: llegar al objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 grados en 2030 para en 2050 llegar a unas emisiones netas cero, si bien en la reunión del G-20, la fecha concreta ya se ha visto difumnada por la frase “a mitad de siglo”.

Coincidiendo con estos eventos, Accenture y Atos han publicado dos informes sobre el progreso realizado por las mayores empresas europeas en este campo.

El de la primera, tras analizar los datos de más de 1.000 empresas europeas que cotizan en bolsa concluye que casi un tercio de las mayores empresas europeas cotizadas (30%) tienen como objetivo las cero emisiones para 2050.

Titulado “Alcanzar las cero emisiones netas en 2050”, indica que fijar metas ayuda a acelerar la transición hacia el objetivo de cero emisiones, es decir, cuando una empresa reduce sus emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero (GEI) a cero, compensa al resto para lograr un equilibrio entre la cantidad de emisiones de GEI producidas y la cantidad eliminada de la atmósfera. En la última década, las empresas con objetivo cero redujeron sus emisiones un 10% de media, mientras que las que no tenían objetivos vieron aumentar sus emisiones.

Las emisiones se clasifican en tres categorías: de alcance 1, son las emisiones directas de GEI procedentes de los recursos propios y controlados de las empresas. El alcance 2 abarca las emisiones indirectas procedentes de la generación de energía comprada, es decir, la electricidad, el vapor, la calefacción y la refrigeración adquiridos por la empresa declarante. El alcance 3 incluye todas las demás emisiones indirectas que se producen en la cadena de valor de una empresa.

Las empresas que cotizan en España tienen muchas posibilidades de cumplir con el plazo establecido para alcanzar los objetivos marcados para las emisiones de alcance 1, 2 y 3, con un 37% de compañías que ya los han alcanzado, al igual que en Reino Unido. Les sigue Alemania, con un 27% de empresas cotizadas que han alcanzado sus mismos objetivos; Italia con un 23% y Francia con un 18%.
 
El año medio previsto para llegar al objetivo cero es 2043, aunque las compañías cotizadas en España esperan lograrlo un año antes.  Muchas empresas de sectores intensivos en carbono -como el petróleo y gas y el químico- se han fijado como objetivo un año neto cero o cercano a 2050, mientras que muchas de los sectores de servicios aspiran a alcanzarlo en torno a 2035.

El estudio revela que sólo el 5% de las empresas europeas que participaron en el estudio están en camino de alcanzar su objetivo de cero emisiones netas en el plazo marcado, comprendiendo las de alcance 1 y 2, si continúan con el ritmo de reducción de emisiones que lograron entre 2010 y 2019, y sólo el 9% avanza a buen ritmo para cumplir su objetivo para 2050. Las empresas que han logrado una ligera reducción de emisiones desde 2010 -es decir, una reducción de entre el 0% y el 5% al año- aún pueden alcanzar el objetivo de cero en sus operaciones antes de mediados de siglo si duplican el ritmo de reducción de emisiones para 2030 y lo triplican para 2040.
 
"Aunque el número de objetivos recientemente establecidos es tranquilizador, sigue estando claro que las organizaciones no se están moviendo lo suficientemente rápido", asegura Peter Lacy, director de Responsabilidad y Líder Global de Sostenibilidad de Accenture.

El informe de Atos
Esta firma, a través de su empresa EcoAct, circunscribe su análisis a las empresas que cotizan en el EuroStoxx 50, el índice de referencia en la Eurozona; el FTSE100, el de las mayores compañías que cotizan en la Bolsa de Londres, y el Down30, el de la Bolsa de Nueva York.

Este estudio revela que las cotizadas en el índice europeo ofrecen productos y servicios con bajas emisiones de carbono, mientras que más de la mitad han establecido objetivos basados en conocimiento científico que incluyen emisiones de Alcance 3, pero necesitan establecer objetivos de reducción de emisiones a largo plazo a que se presenta solo en menos del 20% de las empresas que muestran planes sólidos para alcanzar el cero neto. “Si Europa quiere cumplir con sus ambiciones Fit for 55 (una reducción de emisiones del 55% para 2030), será fundamental crear compromisos a nivel global y acciones coordinadas como resultado de la COP26 para proporcionar un marco adecuado para que las empresas puedan lograr reducir sus emisiones a largo plazo alineadas con 1.5°C”, señala.

El informe, que clasifica a las 20 principales empresas en divulgación de sostenibilidad ambiental, encontró que el 58% de las empresas del Euro STOXX 50 tiene objetivos basados en conocimiento científico que están alineados con 1,5°C o muy por debajo de 2°C. Esto se compara favorablemente con el DOW 30 y FTSE 100, en los que solo el 57% y el 45% de las empresas tienen objetivos basados en la ciencia (SBT) alineados con el mismo nivel de ambición.

El informe también identificó que el 78% del índice EuroStoxx 50 logró reducir sus emisiones de Alcance 1 y 2 al mismo estándar, ligeramente por delante de sus pares en el DOW 30 y FTSE 100 (que lograron 70% y 72% respectivamente). Sin embargo, el informe también advierte que es probable que las reducciones de emisiones de este año sean falsamente altas debido al impacto del Covid-19.

En comparación con el DOW 30 y el FTSE 100, el informe revela que un mayor número de empresas europeas se han comprometido a abordar las emisiones de su cadena de suministro, y el 48% del índice ha establecido SBT para el Alcance 3. También ha identificado que más empresas europeas lograron reducir sus emisiones de Alcance 3 en línea con un escenario de 1,5°C (34% frente al 17% tanto para el DOW 30 como para el FTSE 100).

A diferencia de los resultados del FTSE 100 y DOW 30, ningún sector superó a otro. En cambio, el informe identificó resultados consistentemente por encima de sus pares en todas las áreas de evaluación, desde la ambición, la medición y la presentación de informes hasta la estrategia, la acción y el logro. En total, diez empresas del Euro STOXX 50 consiguieron estar entre las 20 principales líderes internacionales, incluidas Schneider Electric, Kering, SAP SE, Philips y L'Oréal.

A nivel mundial, los mejores resultados en todos los índices de este año fueron de Microsoft, Apple, Landsec, Vodafone y Schneider Electric.