Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Salud, Hostelería y Tecnología, los sectores que más implican a los empleados para innovar

  • Estrategias digitales

Cultura innovacion

Lo concluye un estudio de Great Place to Work, en el que sostiene que las empresas de estos sectores avanzan en la dirección correcta y conseguirán mejores resultados en este ámbito. La razón es que lo que determina el grado de novedad en una organización es su capacidad para implicar a todos sus empleados en el proceso de innovación.

Great Place to Work acaba de publicar la tercera parte de su estudio “La Innovación está en todas partes”, en la que analiza la relación directa entre la capacidad de innovación de las empresas y el grado de implicación de sus empleados en el proceso. Su análisis revela que la innovación se puede lograr con independencia del sector en el que opere una compañía, pero “lo que determina el grado de novedad en una organización es su capacidad para implicar a todos los empleados en el proceso”.

De su estudio se desprende que la innovación depende, por este orden, de un liderazgo comprometido, de la  capacidad que tienen los empleados que están en contacto directo con los productos y servicios de aportar ideas y probar mejoras y, por último, de la relación directa entre la innovación y un liderazgo basado en una estrategia de “People first” o “Employee Centricity”. Es decir, hay que impulsar entornos de trabajo en el que los empleados se sienten con libertad de hablar a cualquier nivel, la capacidad de cuestionar el status quo o contar con la posibilidad de tomar decisiones para probar algo nuevo.

Los sectores que lideran la adopción de estrategias de innovación que implican a todos los empleados son el del cuidado de la salud, la hostelería y el tecnológico, basándose en una métrica que la propia consultora ha creado y que se llama IVR (Ratio de Velocidad de Innovación), analiza la capacidad de una organización para innovar, en función de la proporción de los empleados que participan en generar nuevas ideas.