El 44% de las fábricas de automóviles van a ser inteligentes en cinco años

  • Estrategias digitales

sector automovil

La industria del automóvil pisa el acelerador para convertir a sus fábricas en centros inteligentes. El sector prevé que el 44% de sus plantas hagan esta evolución en el horizonte de un lustro y espera que eso redunde en una mejora de la productividad que, Capgemini, estima en 160.000 millones de dólares.

Recomendados: 

Informe IT Trends: 2020, el año de la consolidación digital Leer

Ciberseguridad en 2020, ¿qué podemos esperar? Registro

Tendencias TI 2020, visionando el futuro. Webinar ondemand.

El sector automovilístico avanza más rápido que otros sectores, según un estudio del Instituto de Investigación de Capgemini.

Para los próximos cinco años, el sector del automóvil prevé convertir un 44% de sus fábricas en centros inteligentes. Se coloca así, como el primer segmento industrial en tener plantas de este tipo, seguido del de la fabricación discreta, con un 42%; de la fabricación de procesos continuos, con el 41%; del sector de energía y utilities, con el 40%; y el de productos de consumo, con un 37%.

Esta ambiciosa expansión se refleja en las previsiones de incremento de la inversión de la industria automovilística. En la actualidad, según este informe titulado “How automotive organizations can maximize the smart factory potential”, el sector destina un 2,16% de los ingresos al despliegue de las fábricas inteligentes, y la proporción se situará en el 3,51% en los próximos tres años, es decir, experimentará un incremento de 1,35 pp (o del 62%).

Por otro lado, los fabricantes tienen planeado invertir en una combinación de proyectos greenfield (instalaciones de nueva construcción) y brownfield (instalaciones o infraestructuras ya existentes), y el 44% tiene previsto adoptar un enfoque híbrido.  el 31% invertirá en instalaciones ya existentes (con un coste estimado de entre 4 y 7,4 millones de dólares por instalación para un fabricante tipo de entre los diez mayores) y el 25%, en nuevas instalaciones (con un coste de entre 1.000 millones y 1.300 millones por fábrica).

La inversión en este tipo de plantas constituye una inmensa oportunidad de productividad. En este sentido, para 2023 las fábricas inteligentes conseguirán una mejora de la productividad de entre cerca de 135.000 millones de dólares (escenario medio) a 167.000 millones de dólares (escenario optimista)

Lejos de los objetivos marcados
El documento también reconoce que falta todavía mucho para que se cumplan los objetivos concretos que se ha marcado el sector en lo que se refiere al rendimiento de las fábricas. De momento, del propósito de incrementar la productividad un 35% entre 2017 y 2023, solo se ha conseguido el 15%, y los indicadores de Mejora General en Equipos (OEE, según sus siglas en inglés) y de reducción de existencias/trabajo en curso solo han crecido un 11%, frente a la ambición de lograr el 38% y el 37% fijados, respectivamente. “Estas cifras demuestran que muchas iniciativas todavía no se han desarrollado a escala”, señala Capgemini.

Para la adopción general de las fábricas inteligentes en las organizaciones del sector, el estudio aconseja establecer y cumplir una visión, trabajar duro en la integración de las soluciones de TI y reforzar la convergencia entre tecnologías de la información y operativas (TI-TO). Además, es necesario formar equipos bien preparados para el futuro e implantar una cultura de operaciones basadas en datos.