Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

La guerra comercial y el caso Huawei llevan a un instituto de investigación chino a romper relaciones con el IEEE

  • Actualidad

China

La CCF (Federación de Ordenadores de China) ha decidido suspender todas las comunicaciones con el IEEE (Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos) que se encuentra en Estados Unidos. Esto se ha debido a la guerra comercial y al hecho de que el IEEE ha vetado a los trabajadores de Huawei.

RECOMENDADOS:

Tecnologías que dan al dato el protagonismo que merece (WEBINAR) 

Cinco retos de la innovación en cloud

Informe IT Trends 2019: La realidad digital de la empresa española

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

Robo de credenciales: prioriza la seguridad de tus apps

Instalación de Redes WiFi y LAN en Hoteles

La tensión entre China y Estados Unidos aumenta. Por lo menos eso es lo que se desprende del hecho de que la CCF (Federación de Ordenadores de China), un grupo de investigación de tecnología con sede en Pekín, haya decidido suspender “todas las comunicaciones” con el IEEE (Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos) de Estados Unidos. Ésta es una de las consecuencias más inmediatas de la decisión del IEEE de prohibir la participación de Huawei en ciertos aspectos de los procesos de revisión de sus investigaciones.

Tal y como publica Reuters, esto pone de relieve cómo la guerra comercial en general y las restricciones impuestas a Huawei en particular están afectando a la comunidad científica.

La CCF ha criticado la decisión de la IEEE. En un comunicado, el organismo destaca que el Instituto “alguna vez fue considerado una organización académica internacional abierta, una comunidad académica de profesionales del campo de la tecnología, en la que participaban personas de todo el mundo, incluida China. Pero esta vez lamentamos ver cómo su Sociedad de Comunicaciones (ComSoc) ha restringido las actividades de sus miembros en base a leyes locales, lo que viola gravemente la naturaleza abierta, igualitaria y no politizada de ser una organización académica internacional”.