Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Francia sobre la decisión de Trump de investigar su 'tasa Google': Cada país es soberano en materia tributaria

  • Actualidad

Francia

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, ha ordenado la apertura de una investigación sobre el impuesto digital que Francia acaba de aprobar y que afectará a las grandes empresas tecnológicas. El Ministro de Economía francés responde recordando que cada país es soberano en materia tributaria.

La aprobación de una tasa digital en Francia preocupa a Estados Unidos. Y para muestra un botón. Tal y como recoge Reuters, Donald Trump, presidente de Estados Unidos, ha ordenado la apertura de una investigación sobre el impuesto digital que se acaba de aprobar hoy. 

La intención, con esta investigación, es conocer de qué manera puede afectar el impuesto a las grandes tecnológicas estadounidenses. En palabras de Robert Lighthizer, “el nuevo impuesto propuesto, así como las declaraciones de algunos líderes de Francia, apuntan injustamente a la aplicación de un impuesto a ciertas compañías tecnológicas con sede en Estaos Unidos”. El presidente Donald Trump “ha decidido que investiguemos los efectos de esta legislación para determinar si es discriminatoria o irrazonable, representa una carga o restringe el comercio de Estados Unidos”.

Francia no ha tardado en responder y ha sido la cartera que dirige Bruno Le Maire, Ministro de Economía y uno de los principales defensores de la aplicación de un impuesto digital ya no sólo en Francia, sino también en la UE, la que ha asegurado que esta tasa “está en línea con los acuerdos internacionales”, recordando que cada país es “soberano en materia tributaria”.

Una vez aprobado el impuesto digital, Le Maire ha reiterado que “Francia es soberana y decide sus propias normas fiscales” instando a Estados Unidos a trabajar con su país “para encontrar acuerdos sobre la tributación justa de los gigantes de Internet” en vez de “utilizar amenazas”.

El impuesto digital afectará a unas 30 compañías (aquellas que generen, al menos, 750 millones de euros por negocios digitales). Aunque la mayoría son compañías de Estados Unidos, también lo tendrán que pagar empresas chinas, alemanas, españolas y británicas.