Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Donohoe, contrario a la tasa Google, arrebata la presidencia del Eurogrupo a Calviño

  • Actualidad

Donohoe Calviño

A pesar de partir como favorita, Nadia Calviño no presidirá el Eurogrupo. En segunda votación, los ministros de economía de la UE decidieron que fuera el irlandés Paschal Donohoe el que ocupara el cargo. El nuevo presidente del Eurogrupo se ha mostrado en contra de la aprobación del impuesto digital (tasa Google) en la Unión Europea y apuesta por un acuerdo dentro de la OCDE.

Recomendados: 

Transformación Digital: Inteligencia Artificial y Big Data Leer 

Transformación digital: casos prácticos Webinar ondemand

Paschal Donohoe, ministro de economía de Irlanda, será el próximo presidente del Eurogrupo al ganar ayer la segunda votación a Nadia Calviño, vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital de España.  

La función principal del Eurogrupo es asegurar la coordinación entre las políticas económicas de los países de la Unión Europea y fomentar las condiciones para un crecimiento económico sólido, con lo que presidir el Eurogrupo hubiera fortalecido el papel de España en un momento en el que se está debatiendo el reparto, y las condiciones de acceso, a los Fondos de Reconstrucción tras la pandemia, que alcanzan los 750.000 millones de euros. Los beneficiarios (entre ellos España) tendrán que presentar en octubre un plan de reformas junto al borrador de los presupuestos de 2021 para acceder a la financiación.

Donohoe es ministro de economía de Irlanda desde 2017, ha sido el encargado de preparar a su país para el Brexit y logró que Irlanda obtuviera superávit en 2018, ocho años después de que el país fuera rescatado.

El nuevo presidente del Eurogrupo apuesta por una baja fiscalidad y se ha mostrado contrario a la aplicación de un impuesto digital, conocido como tasa Google, en la Unión Europea. No en vano, Donohoe lideró la oposición a su aprobación en marzo de 2019, logrando paralizar la propuesta que contaba con el apoyo de países como Francia, Alemania y España, al considerar que la aplicación de la tasa Google en Europa conllevaría represalias de Estados Unidos. 

Nadia Calviño, por su parte, se ha mostrado a favor de la imposición de un impuesto digital a nivel europeo. En 2019 criticó los argumentos de los países que se opusieron a la tasa Google asegurando que el veto al impuesto representaba “una oportunidad perdida” para responder a las nuevas necesidades de la economía del siglo XXI.

Curiosamente, los votos que han llevado a Donohoe a la presidencia del Eurogrupo provienen de países que se han mostrado contrarios a la aprobación del impuesto digital, que gravará con un 3% a los ingresos que las grandes tecnológicas que se dediquen a la venta de espacio publicitario online, actividades de intermediación en plataformas digitales o la venta de datos de sus usuarios.

En España la tasa Google ya se ha aprobado, aunque no se empezará a cobrar hasta diciembre (tendrá carácter retroactivo), a la espera de que se alcance un acuerdo en la OCDE. Consenso que se torna difícil más si se tiene en cuenta que Estados Unidos abandonó las negociaciones el pasado mes de junio.

A este respecto, el nuevo presidente del Eurogrupo se mostró, en una entrevista a la CNBC, confiado en que las negociaciones volvieran “a lo largo de este año o el año que viene”. Para Donohoe “es importante cambiar la forma en que gravamos a las compañías digitales” aunque reconoció que existe una “genuina preocupación” sobre las implicaciones de cambiar la legislación fiscal en relación con la economía digital.