España es el duodécimo país mejor preparado para alcanzar cero emisiones netas

  • Actualidad

Sostenibilidad

Sólo un 14% de las empresas del mercado continuo español tiene planes para alcanzar cero emisiones netas. Aun así, nuestro país es el duodécimo mejor preparado del mundo para alcanzar la neutralidad climática en 2050, según la primera edición del ‘Net Zero Readiness Index’ de KPMG. Noruega, Reino Unido y Suecia lideran este ranking mundial.

Recomendados: 

Empresas data driven: estrategias de datos para marcar la diferencia Evento

Cloud: en busca de la agilidad Encuesta

Claves para una estrategia multicloud de éxito Webinar

Mediante el análisis de 103 indicadores, reconocidos como factores clave para alcanzar Cero Emisiones Netas, KPMG ha identificado en este estudio mundial los 25 países con mejores resultados más avanzados en este ámbito. Por este orden, son Noruega, Reino Unido, Suecia, Dinamarca, Alemania, Francia, Japón, Canadá, Nueva Zelanda, Italia, Corea del Sur, España, Hungría, Estados Unidos, Singapur, Chile, Australia, Brasil, Polonia, China, Malasia, Argentina, México, Turquía y Emiratos Árabes Unidos

El Índice revela que algunos países han quedado rezagados a la hora de adoptar medidas para alcanzar Cero Emisiones Netas. Únicamente nueve de los que se han analizado, que representan aproximadamente el 8% de las emisiones globales, han asumido compromisos legalmente vinculantes. 

Los datos de todas las naciones analizadas muestran que, aunque el sector financiero global tiene en cuenta cada vez más el riesgo climático en sus decisiones de inversión y préstamo, los Gobiernos desempeñan un papel esencial a la hora de mejorar el acceso a dicha financiación mediante estrategias de financiación, políticas y marcos normativos sostenibles.

Situación de España
Aunque ocupa el duodécimo puesto del ranking, sólo 17 de las 125 empresas del mercado bursátil (un 14%) tiene planes para alcanzar cero emisiones netas antes de 2050, según un análisis KPMG en España. Esto quiere decir que (108, es decir, un 86%) ni siquiera tiene a día de hoy planes para lograr la neutralidad climática.

De esas 17 compañías que sí han hecho público su compromiso Net Zero, tan sólo siete lo han respaldado con un plan de transición público que guíe su estrategia de descarbonización. La mitad de ellas han establecido el horizonte temporal en 2040 y el resto, en 2050. El factor común a todos sus planes es el establecimiento de medidas y acciones concretas para minimizar la totalidad de la huella de carbono, incluyendo objetivos de reducción de emisiones a corto, medio y largo plazo y definiendo medidas de compensación cuando sea necesario.

De las diez compañías restantes que sí cuentan con compromiso Net Zero pero todavía no tienen un plan de transición o no lo han publicado, seis sí han desarrollo planes o estrategias que incluyen medidas para descarbonizar las operaciones, pero no cubren las emisiones indirectas de la cadena de valor ni contemplan mecanismos para neutralizar emisiones. 

Por sectores, son los de tecnología y telecomunicaciones, construcción y servicios financieros los que presentan un mayor grado de avance. En este contexto, Ramón Pueyo, socio responsable de KPMG Impact y Transformación Sostenible, advierte de que “la existencia de planes robustos de transición hacia la neutralidad climática es clave para las compañías, no sólo desde el punto de vista regulatorio sino también desde el de la creciente presión de los inversores. Por eso, todas, independientemente de su modelo de negocio, deberían asumir cuanto antes objetivos de reducción y neutralización de emisiones. De acuerdo con el último estudio de Energy & Climate Intelligence Unit y Oxford Net Zero, de las 2.000 empresas cotizadas más grandes del mundo, solo una quinta parte (21%) cuenta con compromisos Net Zero”.

Una vez las compañías son capaces de cuantificar la totalidad de su huella de carbono, es necesario establecer objetivos de reducción de gases de efecto invernadero alineados con los modelos climáticos de calentamiento global.