Así se han digitalizado los hábitos de consumo

  • Estrategias digitales

e-commerce

El 57% de los españoles han visto deteriorada su situación económica y la casa, por motivos de salud, se está convirtiendo en un centro de consumo y experiencia. Estos dos factores han hecho que los hábitos de consumo se digitalicen con rapidez, según un nuevo informe de KPMG, que analiza las cuestiones que ahora priorizan los consumidores.

Recomendados: 

Tecnologías que impulsan el cambio en el sector de la construcción: así son los disruptores digitales Leer

Un futuro digital para la construcción mundial Leer 

Un 41% de los españoles califica su situación económica como “preocupante”, según el informe “Consumidores y nueva realidad” que acaba de publicar KPMG. Datos como este condicionan el gasto que realizan, y nueve de cada diez han modificado su comportamiento de compra como consecuencia de la pandemia. Esta tendencia previsiblemente continuará, pues los españoles prevén una reducción neta del gasto mensual del 27% en los próximos seis-doce meses, que será evidente en los producto son alimentarios.

La economía doméstica, junto con los condicionantes de salud, hacen que surjan como principales elementos a considerar ante una compra la relación calidad-precio (70%) y la seguridad (49%). Les siguen la confianza en la marca (42%) y la facilidad de compra (41%). A ello se suma que seis de cada diez consumidores españoles prevean pasar más tiempo en casa, dato que sugiere que el hogar se convierte en el centro neurálgico del gasto y de las experiencias, haciendo que las previsiones de compra de los productos que se consumen en casa hayan ido en ascenso desde la primera ola.

Todo ello impulsa una digitalización acelerada de los hábitos de consumo. Casi la mitad (46%) de los consumidores españoles compra ahora online de forma frecuente (frente al 33% antes de la crisis) y esta frecuencia de compra online ha aumentado en todos los rangos de edad.

Los datos del informe de KPMG constatan el crecimiento del uso de las plataformas digitales especializadas en e-commerce, que ha aumentado un 43% en España en términos netos como consecuencia de la Covid-19 (un incremento superior a la media global en cinco puntos porcentuales). También el canal digital de los distribuidores tradicionales ha experimentado un notable crecimiento: un 23% de los encuestados asegura que lo usa más que antes a la hora de adquirir productos de alimentación y un 34% afirma que recurre más a ellos cuando desea comprar otro tipo de productos.

Aunque la visita a los establecimientos se mantiene como principal canal de comunicación con las empresas de consumo a la hora de solicitar asistencia, los canales digitales son los que experimentan un mayor crecimiento si se compara el uso que se hacía de ellos antes de la pandemia y el que se prevé hacer en un futuro. Así, por ejemplo, el uso de la web crece más de un 50%, el de las apps se triplica, el de las apps de mensajería, como WhatsApp se multiplica por cuatro y el de las comunidades web lo hace por seis.

Confianza en las marcas
Aunque la confianza en la marca es uno de los principales factores de compra para el consumidor en la actualidad, tanto la relación con las marcas como la confianza en ellas se ha visto perjudicada en estos meses: el primero de ellos ha empeorado hasta el 28%; mientras que la confianza neta ha descendido seis puntos desde el inicio de la pandemia.

A pesar de ello, los consumidores españoles mantienen su decisión de recurrir al consumo local, de tal manera que el 23% desean incrementar el consumo de productos locales y el 6% el de marca nacionales de alimentación, mientras que en el caso de otros productos los porcentajes ascienden al 16% y 35%, respectivamente.