Menos del 40% de las empresas europeas tienen un grado de madurez alto o muy alto en RR.HH

  • Estrategias digitales

HR

La transformación digital del área de Recursos Humanos es una asignatura pendiente para muchas compañías europeas. De hecho, solo una una de cada cuatro organizaciones considera urgente acelerar sus proyectos de digitalización y, de momento, solo el 37% ha alcanzado un nivel de madurez alto o muy alto en este ámbito.

Recomendados: 

La actualidad de los Fondos Next Generation EU y las oportunidades para el canal TI Webinar

Informe: Hacia la empresa hiperinteligente Leer 

TI: proporcionando agilidad a la organización Leer 

Los datos de una encuesta realizada por el especialista en soluciones de Recursos Humanos revelan que en Europa aún queda mucho trabajo por hacer a la hora de digitalizar este ámbito. Según los datos de esta investigación, solo el 37% de las empresas ha alcanzado un grado de madurez digital alto o muy alto en materia de RR.HH. Además, una de cada cuatro organizaciones considera urgente acelerar sus proyectos de digitalización.

El subdominio digitalmente más desarrollado es el de la Gestión de la Nómina, seguido por otras tareas de los RR.HH. centrales como la gestión de ausencias y gastos. Por el contrario, los ámbitos menos digitalizados a nivel europeo son el onboarding y la gestión del bienestar del empleado.

El ámbito digitalmente más avanzado en España es la Gestión de Gastos de viaje. Le siguen la gestión de la nómina, gestión del tiempo, la gestión de trabajadoresfFlexibles y la planificación de personal.

En relación con los RR.HH centrales, el 73% de las empresas de Europa asegura disponer de una única plataforma integrada, centralizada y escalable. Esto les proporciona, entre otros beneficios, una reducción de gastos de TI, mejora de análisis e informes, y un aumento de eficiencia al automatizar tareas repetitivas propias del área.

Prioridades del área
La eficiencia operativa se ha convertido en la principal prioridad a nivel de rr.hh. seguida por la gestión del desempeño y por la selección de personal. Prácticamente la mitad de las empresas que operan en Europa (49%) tienen proyectos en marcha para mejorar la Eficiencia Operativa o tienen planes para ejecutar proyectos en el futuro. Los factores de decisión más importantes para abordar la Eficiencia Operativa son el ahorro de tiempo y costes.

No obstante, este interés por desarrollar proyectos de eficiencia operativa no es uniforme en toda Europa. Mientras que en España y en las compañías de Reino Unido, Francia, Italia y Suiza es la preocupación número uno, las compañías belgas, holandesas, irlandesas, austriacas, polacas y nórdicas parecen estar satisfechas con los niveles alcanzados.

En cuanto a la gestión de estos proyectos, por el momento las empresas son más proclives a mantener el control de sus propios procesos operativos. Así, casi siete de cada diez empresas (67%) se inclinan por gestionar sus proyectos de eficiencia operativa internamente, y solo el 15% los externaliza. En cambio, sí confían en terceros cuando se trata de Automatización de Procesos de RR.HH, normativa socio-jurídica o la gestión de la nómina.

Asignaturas pendientes en experiencia del empleado y formación
Uno de los efectos adversos de la pandemia del COVID-19 ha sido el deterioro de la Experiencia del Empleado. Tanto es así que uno de cada tres trabajadores encuestados asegura que su experiencia en la empresa es peor que antes de la pandemia, y menos de la mitad (43%) habla positivamente del tratamiento que da su empresa a los RR. HH. Por este motivo, actualmente uno de los retos fundamentales para las organizaciones consiste en fomentar el compromiso del empleado y mejorar la experiencia del personal.

Irlanda (47%), Suiza (45%) y Reino Unido (44%) se encuentran a la cabeza europea en el apartado de inversión en formación en la mejora de los conocimientos y las competencias digitales de sus empleados. España, por su parte, aunque se mantiene en la media del 39%, se encuentra en la cola de países, solo por encima de Italia y Países Bajos.

Como resume Carlos Pardo, director general de la firma en Iberia, "es necesario poner la tecnología al servicio del trabajo y procurar que las herramientas estén más centradas en el empleado”. Otro pilar importante, señala, es abordar la formación digital de los empleados. “Sin embargo, nuestro estudio refleja que tan solo el 39% de las empresas que operan en Europa invierte en mejorar los conocimientos y las competencias digitales de sus trabajadores", concluye.