Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Teletrabajo: ¿una situación puntual o permanente?

  • Estrategias digitales

teletrabajo

Más del 70% de los españoles considera que el teletrabajo será habitual después del confinamiento impuesto por el estado de alarma, según una estudio realizado por Citrix sobre el tema. Solo el 56% de los españoles afirma que cuenta en su hogar con un espacio específico para trabajar, y cuatro de cada diez dice que el mayor obstáculo para trabajar desde casa es la falta de tecnología adecuada o de acceso a ciertos documentos y aplicaciones.

 

Recomendados: 

WEBINAR >> Teletrabajo: productividad, flexibilidad y seguridad a pleno rendimiento Registro 

WEBINAR >> Autenticación y gestión de identidades, el nuevo perímetro de seguridad Registro

Gartner publicó hace unos días los resultados de una encuesta que sugiere que el teletrabajo se va a asentar como forma de trabajo definitivamente. Ante las preguntas de la firma de análisis, tres de cada cuatro directores financieros reconocían tener planes para que algunos de los empleados, que antes trabajaban en sus instalaciones, trabajen a distancia de forma permanente cuando termine la emergencia sanitaria. 

¿Y qué pensamos los trabajadores españoles de esto? Si se extrapolan los resultados locales de un estudio llevado a cabo por Citrix en cinco países, el 71% de los encuestados cree que el teletrabajo será más frecuente.

Este trabajo del especialista en espacios de trabajo digitales concluye que, en España, antes de la pandemia, muchas de las grandes compañías ya tenían implementadas políticas de teletrabajo, normalmente con uno o dos días a la semana en remoto para cada empleado. Sin embargo, otras han tenido que organizarse de forma rápida para afrontar de forma efectiva el correcto funcionamiento de su empresa en estos momentos. En este sentido, y según los datos que arroja el estudio, el 32% de los encuestados afirmó que ya lo hacía de forma habitual.

Sobre las condiciones idóneas para desarrollar el trabajo en remoto, el 56% afirma que cuenta en su hogar con un espacio específico para trabajar, mientras que un 22% lo hace en el dormitorio y un 20% en la cocina o mesa del salón.

En lo referente a la productividad, el 34% de los consultados considera que es más productivo trabajando desde casa, frente a un 32% que cree que lo es menos, y un 35% que siente que sus niveles de productividad son los mismos en la oficina y en casa.

La encuesta desvela que para la mitad son las distracciones en el hogar lo que representa una mayor dificultad, así como la sensación de no ser tan productivos al no contar con las mismas herramientas de las que disponen para desempeñar su función cuando están en la oficina (un 30%). En este sentido, para mejorar la productividad trabajando desde casa, el 49% considera que necesita un entorno de trabajo más apropiado, con una única solución de acceso en remoto (35%) y una mayor oportunidad de conexión con los compañeros (22%).

Desafíos y ventajas
Uno de los principales desafíos del teletrabajo es que las empresas y sus trabajadores dispongan de la tecnología apropiada.  El 40% dice que el mayor obstáculo para trabajar desde casa es la falta de tecnología adecuada o el acceso a ciertos documentos y aplicaciones. En esta situación, el 74% dice que utiliza herramientas como WhatsApp, Wetransfer, Dropbox, Gmail, etc., que no son las de uso corporativo habitual.

En lo que respecta a ventajas, el trabajo en remoto proporciona también el poder optimizar el tiempo que normalmente se pierde en el transporte y en el desplazamiento a los lugares de trabajo, como afirma el 55% de los participantes, y facilita la conciliación familiar para un 46% de ellos.

Según los encuestados, el 28% menciona que es una forma de reducir las emisiones de CO2, como se ha constatado en las grandes urbes en todo el mundo.

Este estudio se ha llevado a cabo en España, Francia, Reino Unido, Alemania, Italia y Australia. En España refleja las opiniones de 1.000 trabajadores  de distintos sectores y con posiciones variadas dentro de las compañías que durante el confinamiento a causa de la pandemia del COVID-19 han desempeñado su labor a distancia.