Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Diez capacidades que necesitan las empresas para ganar la batalla por el talento

  • Actualidad

equipo

Atraer, desarrollar y retener al trabajador en el futuro no va a ser fácil. De hecho, ya no lo es ahora. Para crear una experiencia laboral atractiva será necesario con una serie de capacidades que, según un nuevo estudio de PwC, a día de hoy no están siendo lo suficientemente trabajadas.

El mundo laboral está en pleno cambio y las organizaciones que sepan adaptarse y adelantarse a estos cambios serán las que resulten ganadoras en la batalla por el talento, según explica Richar Lane, director de People & Organisation en PwC, como mensaje que traslada el último estudio de la firma titulado “Preparing for tomorrow’s workforce, today”.

En este trabajo, que se ha realizado a partir de una encuesta a 1.246 directivos y responsables de recursos humanos en 79 países, se enumeran diez capacidades que deberán tener las compañías en el futuro para resultar atractivas para candidatos y empleados.

Las tres primeras son tomar decisiones basadas en datos para la gestión de los recursos humanos, emplear el análisis de datos para predecir y monitorizar la falta de competencias en las empresas, así como para contratar y retribuir de forma más objetiva. Por tanto, están relacionadas con el uso de la analítica en los procesos de RRHH, cuya necesidad reconocen el 60% de los participantes pero que solo el 27% de las empresas utiliza y que lleva a PwC a decir que “no están trabajando lo suficiente” en estos aspectos.

Las restantes capacidades tienen que ver, fundamentalmente, con crear una experiencia laboral atractiva cuidando aspectos como las cargas de trabajo, las condiciones en las que este se desempeña y, en definitiva, en cómo las empresas intentan motivar e inspirar a sus empleados. En este sentido, señala la conveniencia de que los responsables de RRHH conozcan en profundidad el contexto tecnológico y que la empresa sea capaz de atraer talento flexible cuando sea necesario. Además, las cargas de trabajo deben estar lo suficientemente bien gestionadas como para que los trabajadores puedan hacer uso sin problemas de sus vacaciones, descansen del entorno laboral cuando acaban la jornada y los fines de semana.

Habrá que dotar también a las compañías de herramientas avanzadas de planificación y predicción, así como de planes de carrera modernos. Por último, las organizaciones deben asegurarse de sus prácticas y procesos de gestión del talento (rotaciones, traslados, formación, desarrollo) están diseñados para impulsar la adaptabilidad de los empleos, y disponer de espacios diseñados para impulsar el bienestar de los empleados.

 

 

Ayúdanos a conocer cuáles son las tendencias tecnológicas que se impondrán en la empresa el próximo año y más allá, y cómo se está construyendo el futuro digital.

Al igual que con el uso de la analítica, el estudio dice que muchas personas desempeñan sus trabajos en entornos sobre-acelerados y en culturas laborales muy exigentes en las que el estrés y el riesgo de agotamiento es tremendo. Aunque las empresas han respondido en los últimos años con la puesta en marcha de programas e iniciativas de wellness, esta situación no se podrá revertir hasta que no rediseñemos los trabajos y los convirtamos en entornos propicios para mantener altos niveles de productividad. En este sentido, el 75% de los entrevistados califica como importante la gestión de la carga de trabajo de sus empleados, aunque solo la mitad reconoce estar haciendo algo al respecto.

El estudio sugiere que una alternativa que va a ir ganando peso poco a poco, a medida que la vida laboral se prolongue, es la de facilitar a los empleados tiempos de recuperación como vacaciones o períodos sabáticos, o la de permitir a los trabajadores decidir cuándo y dónde quieren trabajar.

También considera importante que las compañías sean capaces de poner en marcha nuevas formas de trabajo y, sobre todo, nuevas formas de relación con sus empleados. 

Además, según los datos de PwC, el 80% de los encuestados reconoce la importancia que tendrá en el futuro el trabajo en equipo y colaborativo. Sin embargo, el 50% no tiene en marcha programas para hacer un mejor uso del talento entre los distintos países donde están presentes sus empresas.

A todo esto se suman otros datos que corroboran que queda bastante trabajo por delante en este ámbito. Así, el 72% de las empresas aspira a un mejor diseño del lugar de trabajo para mejorar el rendimiento de la plantilla; el 55% de las compañías falla a la hora de confiar en sus empleados y darles una autonomía real en sus puestos de trabajo, y el 63% de los encuestados afirma conocer la importancia de utilizar la innovación de una manera abierta y del crowdsourcing para generar ideas, pero sólo el 42% está llevando cabo algún tipo de acción para conseguirlo en el futuro.