Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

¿Qué consecuencias puede tener la tasa Google para España?

  • Actualidad

Ministerio de Economía

Aunque desde el Gobierno se asegura que la tasa Google adecúa la fiscalidad al Siglo XXI y que los mayores beneficiados serán los ciudadanos y el Estado de Bienestar, las asociaciones digitales creen que las consecuencias para España serán negativas.

El consejo de ministros aprobó ayer el impuesto sobre determinados servicios digitales, también conocido como tasa Google, con el que el Gobierno pretende recaudar 968 millones de euros anuales que serán destinados para atajar el agujero de la Seguridad Social, o para aplicar políticas sociales.

En la rueda de prensa posterior al consejo de ministros, María Jesús Montero, portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, explicó que, con este nuevo impuesto, España adecúa la fiscalidad a la nueva realidad económica del siglo XXI.  “Para tener un sistema de bienestar fuerte, tenemos que tener un sistema tributario en el que más tiene más aporte”. Además, desde el Gobierno se ha asegurado que el impuesto “no lo va a pagar ni la clase media, ni las PYMES, ni los autónomos, ni las startups”, afirmación que ha sido puesta en duda por diferentes expertos, quienes creen que sí repercutirá en el precio final de los servicios que ofrecen las tecnológicas.

Reacciones de asociaciones

Las reacciones a la aprobación de la tasa Google no se han hecho esperar. La Asociación Española de la Economía Digital (Adigital) ha rechazado la aprobación de la tasa Google, advirtiendo de las duras consecuencias para la economía española que se derivarán su aplicación unilateral.

En su opinión, España sufrirá una fuerte pérdida de competitividad, produciendo la fragmentación del Mercado Único Digital, la paralización de la inversión en nuestro país y aislando a España del contexto digital global. En ese sentido, Adigital apuesta por una regulación aceptada y consensuada a escala global. 

Además, Adigital recuerda que medidas fiscales de este tipo adoptadas en el pasado han demostrado generar una fuerte inseguridad jurídica para ciudadanos, empresas e inversores.

A estas declaraciones se unen las realizadas el pasado mes de septiembre por Francisco Hortiguela, director general de AMETIC, quien consideró que la tasa Google “penalizará a la industria digital, el primer sector generador de crecimiento y empleo”.

Un informe de PwC, además, alertaba de un efecto negativo del impuesto sobre los consumidores valorado en hasta 665 millones de euros, así como de su efecto a largo plazo sobre la economía, en la que las compañías españolas usuarias de los servicios digitales gravados verían reducidos sus beneficios entre 450 y 562 millones de euros.

¿Represalia de Estados Unidos?

La aprobación de la tasa Google también podría tener consecuencias para otros productos españoles, más si se tiene en cuenta la amenaza que ha realizado Estados Unidos al Gobierno de Pedro Sánchez, si, finalmente, la tasa Google se impone. En España, los productos más perjudicados serían el aceite y el vino, que ya el año pasado estuvieron amenazados con la imposición de aranceles de entre el 10% y el 25% de su valor en aduana.

María Jesús Montero aseguró ayer que desde el Gobierno no se espera que se produzcan represalias, afirmando que las relaciones entre España y Estados Unidos “son fluidas”.