Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

¿Qué pasa con la 'tasa Google' en España?

  • Actualidad

FAANG

Francia acaba de aprobar la aplicación de un impuesto digital, también conocido como 'tasa Google'. Con esta decisión, sigue la estela de España, quien el pasado mes de enero aprobó el polémico impuesto, aunque el adelanto electoral paralizó su aplicación. ¿En qué situación se encuentra ahora la 'tasa Google' en España?

Junto con la "tasa Tobin" (impuesto a las transacciones financieras) uno de las medidas más polémicas, en lo que a materia de tributación se refiere, de la pasada legislatura fue la "tasa Google" (impuesto digital). Ésta fue aprobada por el Consejo de Ministros a mitad del mes de enero, pero, la decisión del Congreso de los Diputados de “tumbar” los Presupuestos Generales del Estado el pasado mes de febrero, lo que provocó un adelanto electoral, hizo que su aplicación quedase suspendida.

Seis meses después de la aprobación de la "tasa Google", todavía no se sabe qué va a ocurrir con ella. En el documento que ha presentado el PSOE, España Avanza, con el que pretende facilitar la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, no se menciona la aplicación del impuesto digital en España. En cambio, en materia de fiscalidad, sí que se menciona que la intención de Sánchez, en caso de que sea investido, es la de “aprobar la Ley del Impuesto sobre las Transacciones Financieras y promover la creación de la denominada “tasa Google” en el ámbito europeo”.

No hay que olvidar que la aplicación de un impuesto digital en la Unión Europea también está siendo complicada. Tras meses de negociaciones, el pasado mes de marzo, y tras la reunión de los Ministros de Economía y Finanzas de los países miembros de la UE (Ecofin), se decidió que no existía unanimidad para crear un impuesto europeo que grave las actividades digitales y será la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico), y un eventual acuerdo dentro de su seno, el que decida si se adopta o no la tasa digital.

La "tasa Google" contaba con el apoyo de Francia, quien acaba de aprobar la aplicación de la misma dentro de sus fronteras, Alemania, España e Italia. Fueron Suecia, Dinamarca, Irlanda y Finlandia, quienes consideraron que cada vez existen menos barreras entre los negocios digitales y físicos, o que gravar este tipo de actividades perjudicaría al resto de la economía.

¿En qué consiste la "tasa Google"? 

A grandes rasgos, se impone un impuesto del 3% sobre la facturación en España de aquellas empresas digitales que facturen al año más de 750 millones de facturación a nivel global y 3 millones en España y que se dediquen a la “venta de espacio publicitario on line, actividades de intermediación en plataformas digitales o la venta de datos de sus usuarios”.

Google, Facebook, Amazon, Twitter o Airbnb serían algunas de las compañías que tendrían que tributar bajo la "tasa Google".

Según las estimaciones que se realizaron en la anterior legislatura, con esta nueva tasa se lograría recaudar alrededor de 1.200 millones de euros al año, que se destinarían a políticas sociales.

¿Qué consecuencias podría tener esta tasa?

Según algunos expertos, y al igual que otras compañías de otros sectores como la banca, esta tasa podría llevar a las grandes tecnológicas a replantearse su inversión en España.

Además, también se podría esperar que Donald Trump, presidente de Estados Unidos, tome represalias contra los productos españoles, aplicándoles un mayor gravamen (en el caso de Francia, acaba de anunciar la apertura de una investigación). No hay que olvidar que a mediados de noviembre el embajador de Estados Unidos en España, Duke Buchan, mostró su oposición al controvertido impuesto socilitantando formalmente su retirada hasta, por lo menos, que no hubiera un consenso internacional.

La "tasa Google" no es nueva. El Gobierno de Mariano Rajoy incluía la “intermediación, la publicidad y la venta de datos a empresas con un límite del 5% de su facturación”. Ahora la tasa estará basada en los ingresos que generan estas plataformas en nuestro país.