Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

Denuncian que Facebook 'pone en peligro la democracia' y reclaman que 'sea regulado'

  • Seguridad

fake news

Así lo considera un comité británico que destaca que redes sociales como Facebook no hacen lo suficiente para luchar contra la propagación de las noticias falsas. En su opinión, las fake news cada vez son más sofisticadas y debería de haber una regulación que supervisara si las tecnológicas hacen todo lo posible para evitar su propagación.

Las fake news o noticias falsas preocupan a los principales gobiernos de todo el mundo y, en el caso del Reino Unido, con el Brexit a la vuelta de la equina, más. Así lo confirma un estudio del comité DCMS británico en el que destaca que Facebook había puesto en peligro la democracia al permitir que los votantes fueran atacados con desinformación y “anuncios oscuros” y ha solicitado que se regule a la red social.

Más sobre Transformación Digital 

Moderniza los servicios de RR.HH. y aumenta la satisfacción de tus empleados

SAP HANA Platform: despliega todo su potencial en tu negocio

Smart cities, conectando puntos para crear un futuro más inteligente 

Mejores prácticas para implementar una plataforma ágil

NetOps conoce a DevOps. Estado de la automatización de red

Cómo implementar automatización DevOps y lograr una verdadera agilidad cloud

Así, el presidente del Comité, Damian Collins, ha destacado, en un programa de la BBC, que “en aquellos sitios donde se ha comprobado la propagación de mentiras”, como es Facebook, “especialmente en periodos electorales, deberíamos tener la capacidad de reclamarles que queremos que actúen contra ese contenido”. Y es que este tipo de contenido “no es una opinión, es una clara mentira y se está propagando de manera malintencionada”. Facebook “debería detenerlo”.

Tras 18 meses de investigación, el comité ha concluido que la legislación británica no está preparada para hacer frente a este tipo de contenidos y, aunque Collins evitó asegurar que Facebook, Twitter o YouTube, están incumpliendo la Ley, sí que afirmo que la legislación “no es lo suficientemente robusta” y necesita ser modificada.

Collins recordó que hay pruebas de agencias que trabajan para Rusia y de otras organizaciones, como Mainstream Networks, que instaron a los votantes a presionar a los políticos británicos para apoyar un Brexit si acuerdo, y criticó que la Ley no permita identificar a estos agentes. “Nadie sabe quién es esta organización y creo que en una democracia los ciudadanos necesitan estar informados, algo que no exige la Ley”. Asimismo, destacó que las fake news cada vez utilizan técnicas más sofisticadas, algo contra lo que hay que luchar.

Collins cree que se debería tener “un código de ética, que fuera establecido por un regulador independiente, que supervisara si las empresas tecnológicas están cumpliendo o no”.